LA BLOGOSFERA

LA BLOGOSFERA

Según dice “San Google” el término blogosfera se utiliza para describir el mundo de los weblogs como comunidad o red social.

Como ya he dicho otras veces, soy muy nueva en las redes y frecuento alguna desde que tengo el blog, es decir, desde hace menos de un año.

Empezaré por dar las gracias a todas las personas que leen mis escritos, a las que utilizan parte de su tiempo en hacer algún comentario, así como a los que le dan al “me gusta” o al “G+”.

Algunas veces me gustaría poder darles las gracias mirándoles a los ojos, cosa imposible en un mundo virtual, pero quiero que sepan que agradezco su dedicación. Yo no puedo corresponder tanto como me gustaría, pero de vez en cuando también les voy visitando.

Quiero decir que he conocido personas fantásticas, que me animan, me sugieren retos o incluso me han enseñado a dar los primeros pasos en un mundo en el que iba más perdida que una gamba en el desierto.

Éste es el caso de mi “maestro particular”, Pedro Fabelo; no lo busqué, porque como ya sabéis: “Cuando el alumno está preparado aparece el maestro”; aunque también hay quien dice que es justo lo contrario, es decir que “cuando el maestro está preparado aparecen los alumnos”. En cualquier caso, mi amigo Pedro apareció por sorpresa y es gracias a él que el fondo de mi blog se ha llenado de margaritas. ¡Me encantan las margaritas!

Un día recibí un mensaje que más o menos decía:

—Vilma ¿te gustaría cambiar un poco el aspecto de tu blog?

—Claro que me gustaría, Pedro, pero no sé como hacerlo.

—No te preocupes que para esto están los amigos —me respondió.

Dicho y hecho, a los pocos días recibí otro mensaje con un corto y sencillo “manual de instrucciones”.

Me puse frente al ordenador y empecé a ejecutar sus directrices. No salió a la primera, he de reconocerlo, pero al final lo conseguí.

—Pedroooo! Ya se ha llenado de flores mi blog.

—Vilmaaaa! ¡Qué bonito te ha quedado!

Y así andamos los dos, a gritos desde la distancia, imitando a los dibujos animados  Los Picapiedra.

Alguien puede preguntarse si se puede hacer amistad en la blogosfera, incluso yo hubiera dudado hace apenas un año, pero hoy presumo de tener amigos que no conozco, pero que se prestan a orientarme en labores que para mi son irrealizables. ¡Perdón! Eran irrealizables.

Le compré a Pedro los dos tomos de humor absurdo que ha publicado, cuyas fotos ilustran esta portada, y me propuso, como a todos los que se los compran y tienen un blog, que si le daba mi opinión sobre su obra y le mandaba una foto me dedicaría una entrada. Así que, aunque no soy mucho de fotos, le mandé dos composiciones. Os invito a que entréis en Absurdamente, de Pedro Fabelo y allí nos veréis.

Y ya no voy a decir más, salvo enviaros su enlace y esperar que le visitéis, para ver lo guapos que estamos, pero sobre todo para leer sus escritos de un humor que tiene tanto de absurdo como de inteligente.

Éste es el enlace de un maestro de las letras cuyo corazón rebosa generosidad.

Absurdamente, Pedro Fabelo

https://pedrofabelo.blogspot.com.es/

¡Gracias a todos por estar ahí!

No hay personas desconocidas, sino amigos que aún te quedan por conocer. -William Butler Yeats.

8 Replies to “LA BLOGOSFERA”

  1. Querida Ana:

    ¿Qué puedo decir después de leer tu post? Darte las gracias sería quedarse corto. De verdad. Aún así: gracias, Ana. : )

    Admito sentir un cierto rubor al hablar de mí en términos tan positivos. Me conozco mejor que nadie, y sé quién soy. Pero aún admitiendo ese rubor, reconozco que soy generoso con las personas que considero que se lo merecen. Me viene de fábrica. Mi abuelo, al que perdí hace dos años y cuyo recuerdo y enseñanzas aún siguen muy presentes en mí, era una de las personas más generosas que yo jamás haya conocido. El día que lo despedimos, el tanatorio se llenó de gente. A muchos no los conocía. Y cuando me acercaba a ellos y entablaba una conversación, no tardaba en ser testigo de un nuevo testimonio que hablaba de la inmensa generosidad de mi abuelo, capaz de restarle horas a su descanso con tal de “echar una mano” a quien lo necesitase. De él heredé su nombre y su generosidad para quien se lo merece. Me siento muy orgulloso de esa herencia.

    En cuanto a mi relación contigo, he de decir que surgió de forma natural, como hago siempre. Si la persona con la que conecto me demuestra unos valores afines a los míos procuro dispensarle la mayor de las atenciones, pues honestamente creo que en la vida hay que demostrar generosidad con quienes se lo merecen, ya que, como digo en uno de mis libros “sobran h.p. en el mundo”. ; )

    Querida Ana, permíteme ser yo ahora quien te dé las gracias a ti: por leerme, por dejar en mi blog esos comentarios tan simpáticos y cargados de complicidad y por dispensarme a mí el mismo trato que yo te dispenso a ti. También te agradezco los ánimos y el apoyo en los momentos tan complicados que me han tocado vivir en estos últimos meses, y esos mensajes tan positivos que nos hemos intercambiado de manera privada. Agradezco al blog el haberme brindado la oportunidad de establecer con un puñado de personas vínculos que van más allá de la relación que se le supone a quienes escriben y quienes le leen. Celebro que tú estés entre esas personas. Así que: gracias, Ana/Vilma. : )

    P.D.: Y aunque agradezco que de forma cariñosa me llames “maestro”, sin considerarme como tal, seguro que a mi abuelo le hubiese encantado que alguien hablase así de su nieto mayor en su presencia. Dondequiera que esté, seguro que le has provocado una sonrisa de profundo orgullo. ; )

    • Pedroooooooooo. ¡Vaya misiva que me has mandado!
      Como ya es evidente que somos dos personas agradecidas, jajaja, no voy a extenderme más.
      Me gustaría que visitaran muchas personas tu blog, sobre todo aquellas que disfrutan con el humor fino y sutil, salido de mentes inteligentes.
      Gracias por ser y estar, Pedro.
      Un fuerte abrazo.

  2. Me agrada seguirte y ver cómo vas interactuando con Pedro. La verdad es que me interesa lecturas para mis alumnos de IB y me encasnta cada vez que tratas algún tema de actualidad.
    Un caso que no sé cómo introducir a mis alumnos de 14 años es la intercultualidad. Un tema que viene causando mucho que hablar desde el surgimiento de la tendencia a discrimiar los gèneros o no hacerlo. Los riesgos de opinar y ser etiquetado.
    Espero comentarios o links que permitan ver los puntos de vista.
    Buena suerte a Vilma y Pedro.

    • Buenas tardes, Mirian.
      Ahora mismo me encantaría poder estar frente a ti y poder charlar mientras nos tomamos un té, un café, un refresco o nada.
      ¡Qué hermoso es recibir mensajes como el tuyo! y yo sin saber que me seguías.
      Es una idea muy buena; intentaré escribir algo que trate sobre el respeto de los unos hacia los otros, porque en definitiva en eso se basa o debería basarse la “interculturalidad” ¿no?
      Me has recordado a una profesora que desde Perú me escribió diciendo que una de mis entradas iba a ser debatida en su clase y que entrarían muchos alumnos a leerla. Así fue y yo le agradecí el detalle y también descubrí la responsabilidad que conllevan las redes.
      Mirian, me ha encantado tu mensaje. Gracias por leerme y por tus palabras.
      Un fuerte abrazo y buena suerte para ti también.

  3. Es que leer Absurdamente tonifica el cuerpo y el alma. En mi casa cuando estamos con los libros en las manos se sienten las carcajadas. Mis hijos tambien los quieren leer. Un abrazo.

    • Buenas noches, Mamen.
      Tienes razón, realmente son buenos los libros de Pedro. Yo también me río con ellos.
      Gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario.
      Un abrazo

  4. En su entrada, Ana dice una gran verdad, hay buena gente en internet, sólo que hay que saber alejar aquellos que van con malas intenciones, de otros que sólo pretenden ayudar.

    A pesar de que podría escribir mucho de lo que me ha pasado en más de diez años, conservo unas pocas amigas escritoras de mis inicios.

    Nos leemos 😉

    • Buenas tardes, Lola.
      Yo no tengo tu experiencia en las redes, pero, en el poco tiempo que llevo transitando por este mundo virtual, he conocido sobre todo buenas personas, entre las que te encuentras tú y también otras con un ego tan grande que atraviesa la pantalla. Jajaja. En este caso, como en la vida real, nos alejamos y seguimos nuestro camino.
      Me alegra mucho tu visita y tu comentario.
      Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*