CONFIANZA

 CONFIANZA

Hay maestros que la definen como un misterio y tratan de darnos una idea de ella diciendo que si imaginamos el amor como una circunferencia, el centro de ésta sería la confianza.

Si un maestro dice ésto ¿qué puedo decir yo? No, no voy a hacer una gran disertación sobre la confianza, porque dudo que sea capaz de explicar con claridad lo que pretendo,  aún así, intentaré animarte a llevarla de compañera en tu caminar por la vida.

En el libro “El Principito” hay una frase muy conocida que dice: “Lo esencial es invisible a los ojos del hombre” y para mí, la confianza es esencial y también invisible a los ojos del hombre, porque solo puede percibirse desde el vacío y el silencio interior.

-¿Confianza en qué? -Podría decirme alguien y yo, con humildad, respondería:

-Confianza en la Vida, confianza en tu verdadero “Yo” y confianza en la Ley.

Confianza en la Vida, porque ésta es como una escuela en la que venimos a aprender y por ella debemos pasar sin “apegarnos a ningún pupitre”, solo descubriendo cual es el nuestro y, desde él, ir avanzando.

Confianza en nuestro verdadero “Yo”, porque, hasta donde yo sé, que tampoco es que sea mucho, no somos únicamene el organismo, ni las emociones ni los pensamientos; somos un “alma”, un “espíritu”, una “esencia”, un “Yo” (cada cual que elija el nombre con el que mejor lo entienda); y las envolturas con las que, habitualmente, nos identificamos son solo el equipo necesario para recorrer nuestro camino, para realizar nuestra andanza.

Confianza en la Ley, porque la verdadera libertad nace del conocimiento de las leyes de la naturaleza y de la vida. El conocimiento de la Ley es el que permite fluir con libertad.

Otras enseñanzas dicen que vivir con confianza sería algo así como, migrar como una nube o fluir como el agua. Me parece preciosa la frase y de pronto, imagino que soy una nube surcando el firmamento o agua fluyendo por el cauce y cuando algún obstáculo parece detenerme, escucho una voz que parece salir del propio impedimento y que dice suavemente, pero con rotundidad: no te detengas, avanza, avanza…

La verdadera confianza conlleva despreocupación, comprensión de que no hay fracaso, que todo está planeado para lo mejor, liberación del miedo, la ansiedad, la envidia, la desesperación.

Para no extenderme demasiado, acabaré con la conocida frase de una película: “Al final todo estará bien y si no lo está, es que no es el final”.  Podríamos recordar esta frase de vez en cuando, porque solo regando y abonando la semilla de la confianza podrá crecer en nuestro interior y cuando la sintamos dentro, aunque sea por un breve instante, sabremos que existe sin necesidad de más explicación, porque:

“La confianza es la evidencia de las cosas no vistas”

Feliz reflexión!!!

MI VERDADERO “YO”

MI VERDADERO  “YO”
Si fuera consciente de mis pensamientos,
de los que yo inicio y de los que no…
Si fuera consciente de mis emociones,
de las que me hunden y de las que me alzan…
Si fuera consciente de mis palabras,
de las que hieren y de las que sanan…
…..
Si conociera mi verdadera esencia,
descubriría que no soy los pensamientos,
ni las emociones,
ni el pequeño cuerpo que me acompaña,
que ellos son solo el equipo
para hacer la “escalada”.
…..
Si conociera mi verdadera esencia,
Mi auténtico “Yo” se expresaría,
pensaría en positivo,
tendría confianza,
mis palabras y mis manos sanarían y
mi vida la caracterizarían,
la generosidad y la correcta palabra.
…..
Si fuera consciente del verdadero sentido de la Vida,
mi vida tendría un sentido…

ANIMALES CON CORAZÓN (III)

CAPÍTULO TERCERO: LAS ADOPCIONES

Un día, nuestros ángeles protectores tuvieron visita, primero solo escuchamos sus voces, luego vinieron a vernos y, tras un rato de observarnos y de conversaciones entre ellos, decidieron adoptar a mi hermano. He de reconocer que mi hermano era tan guapo o más que yo. Nos quedamos tranquilos, parecían buenas personas.

Aún así, aquella noche, nos costó un poco conciliar el sueño; el momento de separarnos estaba próximo a llegar y aunque somos animales, pese a lo que algunos piensan, os puedo asegurar que echamos a faltar la compañía y el cariño e incluso podemos enfermar de soledad.

Otro día, vinieron más personas a la casa, pero no parecían estar interesados en nosotros. Hablaban de otras cosas que yo no entendía, aunque más tarde comprobé que a todos les gustaban los animales.

Cuando estas personas llevaba allí un buen rato, sentimos pasos y la cortina que nos cubría se levantó. Yo estaba cerca de la puerta de nuestro cobijo, pues, como sabéis, ejercía de hermano mayor. Cuando quedamos al descubierto, pese a tener los ojos todavía medio cerrados, vi una mano que se acercaba, una cabeza con cabello blanco, casi como el de mi hermana y un corazón sobrado de ternura; bueno, eso no lo vi, solo lo percibí y entonces busqué los ojos de aquella cabeza y le lancé una mirada llena de encanto. No podía ser de otra manera, cuando nuestras miradas se cruzaron, sentí que su corazón se aceleraba.

-Ay! Qué gatitos -dijo, y me tomó entre sus manos.

Yo empecé a gatear sobre su brazo, quería impresionarla y demostrarle que ella a mí también me gustaba.

-Llévate el gatito -le decían.

Ella se resistía, no por falta de ganas, sino porque no entraba dentro de sus planes tener un gato. Yo me subí hasta su hombro para que se pudiera admirar mi pelaje anaranjado. Ella me acarició.

-Estoy perdida -dijo al momento y fue cuando supe que la había conquistado.

-¿Qué pasará con mis hermanitas? -pensaba yo. Entonces alguien del grupo, que entendía de gatos, dijo:

-¿Por qué no te llevas dos?

Y la que me llevaba en brazos contestó:

-¿Quéeee? pero si yo nunca pensé adoptar un gato ¿cómo voy a adoptar dos?

El grupo la animaba; ella se debatía entre la duda; por ganas se hubiera llevado a los cuatro pero, al parecer, damos trabajo y gasto.

Me dejó junto a mis hermanos y ellos volvieron a su trabajo. Al acabar la tarde volvió a mirarnos y finalmente se decidió: nos adoptaba a los dos, a mi con el nombre de Sol y a mi hermana siamesa, le puso el nombre de Luna.

Como todavía éramos muy pequeños no nos pudo llevar con ella, pues al parecer, necesitaba una autorización, así que seguimos los cuatro en aquella casa en la que con tanto mimo nos cuidaban.

¿Qué pasará conmigo? -Decía temblorosa mi hermana blanquita.

La duda pronto se disipó, pues unos días más tarde, llegó otra visita y la adoptó. Salvo mi hermana siamesa y yo, los demás iban a estar solos, pero las personas que vinieron a adoptarlos nos gustaron y sabemos que los dos están bien.

……………………………

Si te ha gustado, por favor pásalo a los “amigos de los gatos” y no dejes de visitarnos la próxima semana que ya estaremos en nuestra casa de adopción. Gracias!!!

“LOS DÍAS DE…”

“LOS DÍAS DE…”

A través del mensaje de una amiga, he sabido que hoy se celebra el “día de los abuelos” y, como padezco del “síndrome de la reflexión”, que es algo parecido al síndrome de las piernas inquietas, pero en relación a la mente, sin poderlo evitar me he puesto a “reflexionar”.

¿Por qué celebramos “los días de…?. Si me guardas el secreto, te diré que tengo un cierto grado de perversión y me encantaría que el síndrome que padezco se le contagiara a alguien más, por eso de que “mal de muchos consuelo de tontos”.

Volviendo a “los días de…”. Hoy al parecer se celebra el día de los abuelos ¡Pobres abuelos si solo se reconoce su mérito un día…! Nunca saben si dispondrán de tiempo para ellos, porque la mayoría tienen “dedicación exclusiva”, es decir, que las veinticuatro horas están disponibles por si los necesitan. Celebrar el día de los abuelos, no voy a decir que esté mal, pero ni un solo día hay que olvidad el cariño que ofrecen y el esfuerzo que hacen y están dispuestos a hacer por sus hijos y por sus nietos.

Otros “días de …” que se celebran:

“Día de la madre y día del padre”. ¿Cuándo una madre o un padre dejan de ejercer como tal?

“Día de la mujer trabajadora”. ¿Hay algún día que la mujer no trabaje? ¿Por qué no tienen los hombres un día del hombre trabajador? porque eso ya “se les supone”.

Alguien puede estar pensando, que soy una exagerada y que se festeja para recordar los logros conseguidos por la mujer. Tal vez tenga razón y yo esté equivocada, porque mi padre ya de niña me decía: “hija mía eres más rara que una pelota cuadrada” .

“Día de los enamorados”; otro día tonto como el que más, desde mi humilde opinión, claro está.

Así podría ir enumerando unos cuantos más “días de…”, con los que no me identifico absolutamente nada. En determinados casos, desde mi humilde opinión, son puro esnobismo, en otros casos una justificación y en todos un invento de la sociedad consumista para que compremos ese día un detalle, cuando no hay mejor detalle que recordar, reconocer y agradecer cada día la generosidad de unos padres, el esfuerzo de los abuelos, el trabajo sin interrupciones de la mujer, etc. etc

No nos dejemos manipular, si se nos concede celebrar “un día de…”, es que, en realidad, los 364 días restantes es dudoso el reconocimiento que tenemos de ese derecho; a quienes realmente se les reconoce no necesitan recordarlo mediante “un día de…”.

Y como yo también tuve abuelos, aprovecho para poner aquí la poesía que hice a uno de ellos. Estos sencillos versos surgieron, hace muchos años, en un autobús que hacía la línea Barcelona-Zaragoza; yo estaba ya sentada y vi que venía un señor mayor, bastante apurado porque la hora de salida estaba próxima. Cuando lo vi, me recordó a uno de mis abuelos, así que busque un papel y un bolígrafo en mi bolso y me puse a escribir, mientras unas lágrimas se deslizaban silenciosas por mis mejillas.

Tu ausencia
Hicieron que te recordara,
su cuerpo enjuto,
su boina calada,
sus manos torpes y algo deformadas.
Abuelo! Quise decir,
pero la voz no me salió,
sabía que no eras tu,
que era solo una ilusión.
Y es que te fuiste, abuelo,
sin escucharme decir lo mucho que te quería,
te fuiste y me dejaste,
un gran vacío en la vida.
Hoy, superada ya tu ausencia,
mitigado ya el dolor,
quiero decirte:
Abuelo ¡te quiero!, ¡Adiós!.

LA ESENCIA Y LA PERSONALIDAD

LA ESENCIA Y LA PERSONALIDAD

Tres caballos salvajes galopan sin rumbo ni dirección; se sienten libres, dueños de si mismos, carentes de patrón. Los animales desconocen que, con discreción, siempre son observados por su adiestrador.

Pasa el tiempo, los caballos crecen, corren, relinchan, y miden sus fuerzas; el observador, en silencio, pacientemente, espera a que algunos de los équidos le preste atención.

Como por casualidad, alguno se le acercaba con la cabeza erguida, altivo, sin visos de sumisión; el caballo relincha, sacude el suelo con sus patas y de nuevo se va . El instructor sin forzarles, sigue esperando, sabe que un día lo percibirán y una vez descubierto, sin duda lo buscarán.

Pasará mucho tiempo hasta que ésto ocurra, pero finalmente los briosos caballos anhelarán encontrarse con su paciente adiestrador y se acercaban humildes, con la cabeza agachada y saborearán los pastos a su alrededor y él les susurrará al oído palabras inaudibles, pero de un gran valor.

Nada habrán perdido, la fuerza la mantendrán, pero ahora estará encauzada hacia una sola dirección.

……………………………………………

Una persona amiga me dijo con suma delicadeza que “pecaba de didáctica”, tal vez tenga razón, pero, me consta que, a otras les gustan los comentarios que intentan aclarar, tal vez sin conseguirlo, los mensajes semi-velados de algunos de mis escritos ¿qué hacer? Dicen que la virtud está en el término medio, pero ¡qué difícil es alcanzar la virtud…! Me esforzaré en ello y espero que, con vuestra ayuda, un día llegue a conseguirlo.

Hoy comparto con vosotr@s una sencilla reflexión sobre: la “personalidad” y la “esencia” del ser humano. No voy a profundizar en el tema, porque ya otros son maestros en la materia; a mi me gusta hacer pequeñas historias para que, a través de ellas,  cada cual vaya reflexionando, algo así como las fábulas que leía en mi niñez, aunque sin pretender compararlas.

¿Quién no ha pasado por etapas de confusión y desorden? Físicamente hacemos una cosa, emocionalmente sentimos otra y nuestra mente piensa algo distinto. En estos momentos nada funciona y el estrés, las depresiones e incluso las enfermedades son el resultado de esos nudos energéticos que se van formando.

Nuestro “verdadero Yo”, espera paciente a que nos percatemos de su existencia, a que dejemos a un lado la arrogancia, a que nuestros tres cuerpos (físico, emocional y mental) estén alineados, pues solo entonces podremos recibir su inspiración para llevar una vida con propósito y dirección.

Feliz reflexión!!!

CUENTA CONMIGO

CUENTA CONMIGO

“Cuenta conmigo”, como ya sabéis, es el nombre de mi blog. Si he de ser sincera, me cuesta admitir que esté escribiendo en un blog y sobre él. Pero todos sabemos que: “Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad…”

Me resistí mucho a tener un blog; era algo así como abrir una ventana a mi intimidad; finalmente, di el paso pensando que nadie vería más de lo que yo enseñara, y aquí estoy, compartiendo con vosotr@s mi lento caminar por la vida y por mi humilde blog.

Hay quien dice, supongo que en broma, que me he convertido en una bloguera, pero no se es bloguera por el mero hecho de tener un blog, al igual que no se es  escritora por ser autora de un pequeño libro y estar “gestando” otro. Soy realista!. Disfruto escribiendo y ahora tengo un blog, pero ser escritora o bloguera, para mí, tienen otra connotación.

Sophie, Sol, Luna y yo agradecemos mucho vuestras visitas, tanto las que hacen comentarios, como las que no. Como ellos son, por ahora, los verdaderos protagonistas del blog, cada día les digo: merece la pena continuar porque nos siguen visitando y ellos, a su manera y con entusiasmo, me siguen inspirando.

Somos conscientes de que “no todos los que entran en el blog lo leen ni todos los que leen entran en el blog”, pero aún así estamos más que satisfech@s con las visitas recibidas, que ya se acercan a las dos mil y el blog acaba de cumplir un mes.

Como estamos en época estival, no queremos molestar más, así que FELIZ VERANO y,

¡GRACIAS POR VISITARNOS!    ¡ES HERMOSO SABER QUE ESTÁIS AHÍ!

 

 

ANIMALES CON CORAZÓN (II)

LAS VIVENCIAS DE SOL Y LUNA

 

 

CAPÍTULO SEGUNDO: GRUPO DE AYUDA A LA PROTECTORA

 

En una de esas idas y venidas con su furgoneta, nuestro desconocido protector nos sacó de ella y nos puso al sol; supongo que para que recibiéramos algo de calor. Agradecimos el detalle, porque, aunque no lo he dicho antes, nacimos en la montaña a finales de septiembre y el frío ya se dejaba sentir en nuestros débiles cuerpos.

Éste es el lugar en el que nacimos.

Estábamos desorientados y sin saber qué sería de nosotros. Mis hermanos me miraban en busca de respuestas ¡qué para algo ejercía de hermano mayor! Pero yo estaba asustado y débil como ellos y aunque intentaba no transmitirles mi miedo, dudo que lo consiguiera. Con los ojitos aún casi cerrados y flacuchos como estábamos, teníamos más cabeza que cuerpo y cuando miraba a mis hermanos pensaba: ésto se acaba, si no se produce un milagro.

Como nadie parte de este mundo hasta que no es su hora, el milagro se produjo. Para nosotros aquella persona fue como un ángel, aunque careciera alas. También iba en una cosa de esas que llevan ruedas y sacan humo por detrás. Cuando nos vio, se detuvo, se acercó a nosotros y se fue directa en busca del señor que recogía trastos viejos. Aunque lo intenté, no pude escuchar lo que decían, pero lo importante es que regresó al lugar donde estábamos y con mucho cuidado nos llevó con ella.

El hombre de la furgoneta, había hecho poco por  nosotros, no por mala intención, sino porque tenía otras obligaciones que atender, para conseguir el sustento diario; nosotros más bien éramos un estorbo para él, pero aún así nos recogió, protegiéndonos sobre todo del frío. No pudimos decirle adiós, así que desde aquí le doy las gracias por lo que hizo.

El ángel sin alas que nos recogió pasó su mano por encima de nuestros débiles cuerpos, nunca antes nos habían acariciado, los gatos nos lamemos, pero vosotros los humanos tenéis otra forma de demostrar afecto, en aquel momento lo descubrí.

Nuestro recorrido por la vida no había hecho más que empezar. Al parecer, aquel ángel, del que desconozco su nombre, no tenía sitio para cuidarnos y nos llevó a otro lugar. Estábamos temblorosos, sin apenas energía y con un gran interrogante ¿dónde iríamos a parar?.

Cuando, finalmente, llegamos al lugar, nos estaban esperando otros dos ángeles. Al parecer en la tierra hay más ángeles de los que pensaba. Ya tenían preparado un lugar bastante amplio y confortable, donde nos colocaron con mucho cariño. Nosotros solo podíamos dar pequeños gemiditos para demostrar nuestro agradecimiento. Al poco rato nos vimos sorprendidos con un biberón de leche templadita que nos resucitó y aclaro algo nuestra percepción.

Mis tres hermanitos y yo

Pasamos unos días muy bien atendidos, en aquel hogar. Cuando recuperamos las fuerzas se nos permitió salir y pasear por la casa. ¿Sabéis  qué descubrimos? Que había  muchos juguetes y seis gatos más, todos grandes y rollizos!

Con aquellos dos ángeles de acogida pasamos casi dos meses y nos cuidaban muy bien, pero, diez gatos en un piso, son demasiados gatos… Les tomamos cariño y ellos a nosotros, aún sabiendo que tenían que buscarnos un nuevo hogar.

Curiosamente, los gatos grandes que vivían en la casa, no se alegraron al vernos, nos bufaban y desde el primer momento dejaron claro que ellos eran los dueños de aquel territorio.

En el silencio de la noche se hacían más evidentes nuestros miedos.

-¿Qué pasará con nosotros? -Decía mi hermana pequeña, algo angustiada.

-Seguro que estaremos bien -le decía yo, aunque no lo tenía tan claro como aparentaba.

Mi hermano atigrado, confirmaba mis palabras, tal vez, para disminuir el temor de nuestra hermana.

La siamesa, con sus ojos redondos y azules, nos miraba y apenas decía nada; creo que a ella, nuestras palabras no la engañaban.

…………………………………..

 

Creo que la ternura y el amor no distinguen si el corazón del que brotan está sostenido por cuatro patas o por dos. Por favor, disculpad mi falta de objetividad, ésta es solo la opinión de un gato común y nada versado en ciencias profundas.

Os esperamos la próxima semana, que publicaremos el capítulo de la adopción.

Arrumacos de Sol y Luna

 

 

¡FELICIDADES!

¡FELICIDADES!

Hoy, 16 de julio, he decidido felicitar, a través de mi blog, a las personas conocidas que celebran su santo o su cumpleaños y, aprovechando la oportunidad, hacer extensiva mi felicitación a las que no conozco y a todas las que tienen algo que celebrar.

Junto a mi felicitación va un pequeño detalle: la invitación a una sencilla reflexión.

¿Alguien recuerda el momento de su nacimiento o aquel en el que decidieron ponerle el nombre que le acompaña? Yo, sinceramente, no.

Si cierro mis ojos un instante o incluso sin cerrarlos, puedo transportarme a ese día e imaginar a mi madre con dolores de parto, a mi padre nervioso y a ambos ilusionados esperando el primer fruto de su unión. Pero, no voy a detenerme en esos instantes, pese a su importancia, porque es hacia otros momentos, hacia los que hoy intento derivar mi atención.

Empezaré diciendo que si hoy hace X años que naciste o que te pusieron tu nombre; ayer hizo X años que estabas a las puertas de nacer o de que te pusieran el nombre con el que hoy se te conoce y mañana hará X años que lograste atravesar el umbral y que respondes a tal nombre. ¡Vaya lío de palabras!

Dicho de otra forma, cada día tenemos la oportunidad de celebrar “algo”. ¿Por qué tanto “bombo y platillo” para celebrar determinados días y tanto olvido respecto a otros?

Celebrar el cumpleaños, no digo que esté mal, pero celebramos el resultado de un proceso natural; celebrar el santo, tampoco está nada mal, pero es algo en lo que en nada intervino nuestra voluntad.

Por favor, no pienses que pretendo ahogarte la fiesta ¡todo lo contrario! Mi intención es recordarte que cada día hay mucho que agradecer y algo que celebrar.

Por poner algún ejemplo: el día que diste tus primeros pasos; el día que articulaste tus primeras palabras; el día que aprendiste a comer; tu primer abrazo; tu primera sonrisa; la primera vez que descubriste que el “amor” brotaba de tu interior; la primera vez que fuiste capaz de permanecer en silencio, aún pensando que tenías razón; la primera vez que tendiste la mano a quien lo necesitaba; la primera vez que te tragaste el orgullo y pediste “perdón”; la primera vez que fuiste capaz de reconocer un favor y dar las“gracias”.

Todos estos hechos y muchos, muchos más, son logros conseguidos en nuestro lento caminar. ¿por qué no los celebramos?

Alguien podría decir que es porque esos hechos no los recordamos, pero todos sabemos que esa no es la razón…

Si estás leyendo estas líneas, no pienses que pretendo restar, quitar o aleccionar con mis palabras, mi intención no es otra que la de añadir, sumar, sugerir, invitar, así que, como estás de celebración no quiero sustraerte más tiempo y acabo mi escrito diciendo:

FELICIDADES A TODOS, porque, sin duda alguna, todos tenemos mucho que agradecer y algo que celebrar.

ANIMALES CON CORAZÓN (I)

Este sencillo, emotivo y simpático cuento está dedicado, en general, a todo el “mundo mundial” y en especial a los niños y a los protectores y amantes de los animales.

LAS VIVENCIAS DE SOL Y LUNA

 

CAPÍTULO UNO:  PRIMEROS RECUERDOS DE SOL

 

Hola!, me llaman Sol y os voy a contar en este capítulo los primeros recuerdos que tengo de mi vida y cada semana os iré contando cosas nuevas; después será mi hermana Luna la que os contará su punto de vista.

Nacimos en un lugar deshabitado. Nuestra madre era una gata de esas que llaman callejeras, nuestro padre fue un total desconocido para nosotros.

Creo que soy el mayor de los cuatro hermanos, porque siempre fui un poco más desarrollado que ellos.

Nuestra madre se sentía muy orgullosa de nosotros, pues a todos los gatos que venían por donde estábamos les decía que éramos preciosos, claro que eso lo deben pensar todas las madres… Mi único hermano era gris atigrado, muy guapo, con razón fue al primero que adoptaron. También tenía dos hermanas, una casi toda blanca y otra siamesa, con la que, actualmente, comparto mi vida y mis juegos.

Lo único que recuerdo del lugar donde nacimos fue que, pese a estar algo resguardado, desde él se oían muchos ruidos de esas máquinas que los humanos llamáis coches; también había suciedad, pero eso lo sé ahora que puedo comparar con el lugar en el que vivimos, antes pensaba que eso era lo normal.

Nuestra madre era una muy buena madre, aunque fuera callejera, estaba siempre pendiente de nosotros, nos lamía, nos acicalaba, nos daba de mamar leche calentita y nos abrazaba, como solo saben hacerlo los gatos ¡Qué bien se estaba entre las patitas de nuestra madre!

Pero, una noche, salió a cazar para poder tener leche con la que alimentarnos, tras lamernos con cariño y advertirnos como siempre: no salgáis de aquí, la calle es muy peligrosa, volveré pronto y de nuevo estaremos juntos. Nosotros quedamos allí, los cuatro acurrucaditos, hechos un ovillo, dormitando mientras esperábamos su regreso. Pero ese regreso nunca se produjo y de pronto se hizo evidente para los cuatro que nuestra madre tenía razón, la calle era un lugar  muy peligroso.

Al principio, como éramos muy pequeños, no sabíamos qué hacer, así que nos apretábamos bien los cuatro para darnos calor y ésto nos consolaba, pero nuestros estómagos seguía vacíos y reclamaban la dosis de leche de nuestra madre. No solo teníamos hambre, también teníamos frío y nuestras fuerzas iban desapareciendo.

 

Nos encontró un señor que no parecía andar muy sobrado, pero se apiadó de nosotros, nos colocó dentro de una caja y nos llevó a su vieja furgoneta. Nosotros no estábamos acostumbrados a ese movimiento. Todo temblaba y dos de mis hermanos casi vomitaron y digo casi, porque si hubieran tenido algo en el estómago lo habrían sacado, pero de un saquito vacío poco o nada puede sacarse. Como no teníamos a nadie para consolarnos, nos relajaba el contacto de nuestros cuerpos y los gemiditos que salían de nuestras pequeñas gargantas.

Aquel cacharro con ruedas iba y venía, o tal vez solo iba, porque no sabíamos si se dirigía hacía algún lugar determinado o solo circulaba con su vieja furgoneta en busca de hierros torcidos y otros trastos viejos con los que la iba llenando. De vez en cuando nos ponía un poco de leche que sacaba de una botella. El hombre hacía lo que podía y, al menos, sabíamos que alguien se ocupaba de nosotros. No obstante, todos sabéis que la falta de una madre no se compensa con nada.

Si os ha gustado el primer capítulo, no dejéis de leer el siguiente la próxima semana y por favor compártelo con los amantes de los gatos y con las personas sensibilizadas con los animales.

Gracias!!!