ANIMALES CON CORAZÓN (III)

CAPÍTULO TERCERO: LAS ADOPCIONES

Un día, nuestros ángeles protectores tuvieron visita, primero solo escuchamos sus voces, luego vinieron a vernos y, tras un rato de observarnos y de conversaciones entre ellos, decidieron adoptar a mi hermano. He de reconocer que mi hermano era tan guapo o más que yo. Nos quedamos tranquilos, parecían buenas personas.

Aún así, aquella noche, nos costó un poco conciliar el sueño; el momento de separarnos estaba próximo a llegar y aunque somos animales, pese a lo que algunos piensan, os puedo asegurar que echamos a faltar la compañía y el cariño e incluso podemos enfermar de soledad.

Otro día, vinieron más personas a la casa, pero no parecían estar interesados en nosotros. Hablaban de otras cosas que yo no entendía, aunque más tarde comprobé que a todos les gustaban los animales.

Cuando estas personas llevaba allí un buen rato, sentimos pasos y la cortina que nos cubría se levantó. Yo estaba cerca de la puerta de nuestro cobijo, pues, como sabéis, ejercía de hermano mayor. Cuando quedamos al descubierto, pese a tener los ojos todavía medio cerrados, vi una mano que se acercaba, una cabeza con cabello blanco, casi como el de mi hermana y un corazón sobrado de ternura; bueno, eso no lo vi, solo lo percibí y entonces busqué los ojos de aquella cabeza y le lancé una mirada llena de encanto. No podía ser de otra manera, cuando nuestras miradas se cruzaron, sentí que su corazón se aceleraba.

-Ay! Qué gatitos -dijo, y me tomó entre sus manos.

Yo empecé a gatear sobre su brazo, quería impresionarla y demostrarle que ella a mí también me gustaba.

-Llévate el gatito -le decían.

Ella se resistía, no por falta de ganas, sino porque no entraba dentro de sus planes tener un gato. Yo me subí hasta su hombro para que se pudiera admirar mi pelaje anaranjado. Ella me acarició.

-Estoy perdida -dijo al momento y fue cuando supe que la había conquistado.

-¿Qué pasará con mis hermanitas? -pensaba yo. Entonces alguien del grupo, que entendía de gatos, dijo:

-¿Por qué no te llevas dos?

Y la que me llevaba en brazos contestó:

-¿Quéeee? pero si yo nunca pensé adoptar un gato ¿cómo voy a adoptar dos?

El grupo la animaba; ella se debatía entre la duda; por ganas se hubiera llevado a los cuatro pero, al parecer, damos trabajo y gasto.

Me dejó junto a mis hermanos y ellos volvieron a su trabajo. Al acabar la tarde volvió a mirarnos y finalmente se decidió: nos adoptaba a los dos, a mi con el nombre de Sol y a mi hermana siamesa, le puso el nombre de Luna.

Como todavía éramos muy pequeños no nos pudo llevar con ella, pues al parecer, necesitaba una autorización, así que seguimos los cuatro en aquella casa en la que con tanto mimo nos cuidaban.

¿Qué pasará conmigo? -Decía temblorosa mi hermana blanquita.

La duda pronto se disipó, pues unos días más tarde, llegó otra visita y la adoptó. Salvo mi hermana siamesa y yo, los demás iban a estar solos, pero las personas que vinieron a adoptarlos nos gustaron y sabemos que los dos están bien.

……………………………

Si te ha gustado, por favor pásalo a los “amigos de los gatos” y no dejes de visitarnos la próxima semana que ya estaremos en nuestra casa de adopción. Gracias!!!

4 Replies to “ANIMALES CON CORAZÓN (III)”

  1. Sol, Luna.
    Parece que esta vez seré la primera en comentar, últimamente tengo la agenda saturada entre unos gatitos, y el canario malito se me van los días volando, como siempre muy interesante la historia de sus vidas. Me alegro mucho de que estas vivencias incentiven a alguien a hacer algo por los demás seres de este planeta, como en el caso de Marina que adopto un lindo gatito. ¡Marina gracias por hacer de esto un mundo mejor!.
    Hasta la próxima semana, miau, miau.

    • Gracias Adriana. No sé si parecerán interesantes o no, pero son las auténticas vivencias de Sol y Luna. Que vaya bien con tus gatitos y con tu canario.

  2. Hola Sol, Hola Luna.
    Ah! pensabais que me había olvidado de vosotros, pero no es así, os cuento, he estado unos días fuera en medio de la naturaleza donde la tecnología no llega, pero al volver a casa lo primero que he hecho es seguir con vuestra historia, uno de mis hijos me a dicho ya llegó “la loca de los gatos” jajaja, se que no soy la única loca de los gatos.
    Hasta la próxima entrega gracias

    • Hola Hanna, ciertamente te hemos echado a faltar. Pese a no conocerte ya casi eres como de la familia. Gracias por tu fidelidad. Hasta el próximo capítulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*