ANIMALES CON CORAZÓN (VI)

agosto 17, 2017 10 Por Ana Palacios

CAPÍTULO SEXTO: NUEVOS ESPACIOS PARA DESCUBRIR

Cuando dejó de hacer frío, nuestra “amita Osa-menor” nos permitió salir a un patio que tiene la casa y que durante el invierno ya habíamos visto desde los cristales ¡vaya suerte, tener un lugar como éste para nosotros solos! -pensamos mi hermana y yo, pero no tardamos en descubrir que solos, lo que se dice solos, no estábamos, ahora os lo explico.

En el patio de al lado hay una gata negra, ya entrada en años, que se llama Fiona. Los vecinos son buenas personas y creo que me tienen cariño, así que disfruto pasando a su casa; mi hermana Luna no tiene ningún interés en ésto, ella con mirar desde un lugar estratégico ya tiene bastante; hasta me bufa, a veces, cuando regreso de la “excursión”, quizás porque traigo el olor de Fiona. La verdad es que no sé si mi hermana no pasa porque no le interesa o es porque tiene miedo.    

Nuestras “amitas” dicen que soy valiente, pero si he de ser sincero valiente no soy, tal vez algo arriesgado… Cuando paso y Fiona me ve, viene corriendo hacía mi y al verla tan gorda, tan negra y tan enfadada, me empiezan a temblar las patas y no se qué hacer; trato de esconderme debajo de alguna planta y ella hace un ruido muy raro, pero hasta ahora no me ha hecho daño. Pese a las advertencias y a los sustos que me llevo, pasar a casa de los vecinos es una curiosidad que hasta ahora no he podido vencer, igual algún día lo consigo.

Un día, de los que se enfadó Fiona y vino hacía mí, quise subir la pared que separa las dos casas y de los nervios resbalé y caí en la pila de agua de una tortuga que tienen. Uf! Que peste llevé conmigo.

Mi “amita” me cogió y tras aleccionarme con cariñó me acercó a una manguera y de pronto empezó a salir agua ¡otro susto! Vaya día que llevaba…pero no pasó nada, ella fue tirando el agua sobre mi pelaje y sobre mis patas y poco a poco el mal olor desapareció.

Si Fiona quisiera ser nuestra amiga podríamos jugar los tres, aunque ella ya no está para muchos trotes. Ahora se ha ido de vacaciones y yo sigo visitando el patio vecino e intento hacerme amigo de la tortuga, pero tampoco está muy receptiva.

No consigo aprender, donde mi instinto me llama allí voy. “Osa menor” me dice muchas veces: “Solete” tienes que aprender, Fiona no quiere ser tu amiga y ése es su territorio; reconozco que tiene razón, pero no consigo reprimir mi instinto. Hay días que no paso, pero es porque no me apetece, no porque haya aprendido. Los humanos tenéis suerte, porque podéis razonar y superar vuestros instintos, pero nosotros…Claro que por las noticias que, de vez en cuando, escuchamos, muchos no razonan demasiado, pese a ser “animales racionales”, porque hacer guerras, maltratar a mujeres y niños y hacer daño a los animales, éso me parece que no es de mucho razonar.

Aquí véis una foto de Fiona, encima de un armario de nuestra casa, solo nos mira y nosotros la miramos desde abajo, pero cuando baja es horroroso como se pone, nosotros corremos hacía la casa y ella nos sigue toda hinchada y gritando mucho; no nos pilla porque es mayor y está muy gorda, pero nos mete cada susto…y eso que éste es nuestro territorio, pero ella tampoco lo comprende, porque, como os digo, somos gatos y nos guiamos por nuestros instintos.

Hoy tenía que darle paso ya a mi hermana Luna, pero ha dicho que como soy yo el “explorador”, me correspondía contarlo a mí. 

Como siempre gracias por seguirnos y por vuestros comentarios. No nos olvidéis.

Sol, Miau, miau