CARTA DE UN ANIMAL MALTRATADO

CARTA DE UN ANIMAL MALTRATADO

Querido amigo humano.

Soy un animal maltratado y como no sé expresarme como tú, una amiga se ha ofrecido para escribir esta carta en mi nombre y en el de todos los animales maltratados o abandonados, porque a todos nos une el dolor que un día sentimos y el agradecimiento hacia los que hoy nos protegéis y nos ofrecéis una nueva oportunidad.

Somos muchos los mutilados, maltratados o abandonados que vagamos de aquí para allá sin un cobijo donde guarecernos y sin apenas nada para comer; solo nos queda esperar que llegue nuestro fin, sin llegar a comprender qué razón mueve a un ser humano para hacer cosas así.

¿Podéis imaginar un mundo sin animales?

¿Os habéis parado a pensar que los animales poblamos la Tierra desde mucho antes que el hombre?

Podemos entender que hayáis evolucionado más que nosotros y que, por tanto, pertenezcamos a un reino inferior, pero siempre y cuando vosotros os comportéis como “animales racionales”, porque cuando no utilizáis la razón, cuando provocáis guerras, cuando apaleáis, maltratáis o abandonáis a un ser vivo os convertís en el animal más devastador que existe sobre la Tierra.

Cierto es que nosotros también nos peleamos, casi siempre por defender la comida o el territorio, pero no debéis olvidar que a los animales solo nos mueven nuestros instintos y no sabemos hacer más, pero nunca presumimos de lo contrario.

Si vosotros os comportárais como lo que realmente sois, tal vez nosotros también iríamos cambiando, porque ya sabéis que: “el batir de las alas de una mariposa puede provocar un huracán en la otra parte del mundo” o dicho de otra forma: las pequeñas acciones pueden generar grandes cambios.

Hay quien dice que, cuando se abandona a un animal, éste nunca olvida a los primeros dueños y, en algún caso, puede que  sea así, pero ¿acaso vosotros olvidáis a los familiares o amigos que se van? Recordarlos no significa que, con el tiempo, no se pueda amar a otros.

El agradecimiento que sentimos cuando unos ojos nos miran con ternura, cuando una mano nos acaricia o simplemente cuando sentimos que alguien nos acepta como lo que realmente somos, genera en nuestro interior un huracán de amor que, sin lugar a dudas, ha de provocar algo bueno.

¡Qué hermoso sería que dejarais de vernos como cosas o como objetos desechables y nos vierais como seres vivos que sentimos emociones y que os necesitamos, como vosotros nos necesitáis a nosotros.

Gracias amigo por aceptarme como soy, por no buscar presumir de tener un animal de raza o con pedigrí, gracias porque pese a que presento un aspecto desaliñado e incluso puedo sufrir algún defecto provocado por las torturas recibidas, me has abierto la puerta de tu corazón, de tu familia y de tu casa.

Ten paciencia conmigo, no es que no me fíe de ti, es que tras las experiencias vividas, no me fío de nadie, comprende que razones no me faltan; pero si te conformas con lo que hoy te puedo dar, seguro que con el tiempo compensaré tu esfuerzo y podremos compartir juntos nuestra vida y nuestro sueño, el de aspirar a que el hombre se comporte como un “animal racional”, que en el mundo desaparezca el odio y la sinrazón y en su lugar nos envuelva la comprensión y el amor.

Por favor, si lo consideras oportuno, comparte este escrito para que llegue a todas esas personas que nos protegen y nos cuidan, porque a todas ellas va dirigida mi carta.

Te da las gracias,

 

Un animal maltratado

24 Replies to “CARTA DE UN ANIMAL MALTRATADO”

  1. Tan triste como cierto el relato…😔
    Aun no puedo entender que motivo tiene el ser humano para sentirse superior y con derecho a lastimar a otro ser vivo,se lastima a personas,por supuesto,pero a los animales les toca la peor parte….porque ellos no pueden denunciarlo…por eso las personas que les amamos y respetamos no podemos permitir que ningun animal sufra en silencio,hay que denunciar y si hay que sacar garras y dientes para defenderles se sacan!😠Es nuestro deber como ser humano,ayudar y proteger a los mas débiles. El maltrato es un tema q me afecta profundamente,hasta el punto de quitarme el sueño…Creo que la solución seria concienciar pero sobretodo cambiar las leyes,y que exista pena de cárcel para todas estas malas personas!
    Gracias Ana por formar parte de la conciencia hacia el maltrato con este relato…❤

    • Helena, yo creo que, tal vez, las personas que maltratan o abandonan no lo hagan por maldad, sino por ignorancia o por interés, pese a todo son acciones deplorables. Soy más partidaria de concienciar que de castigar, porque creo que el que recibe el castigo continúa pensando igual y lo que hay que cambiar es la forma de pensar. Si crees que puede servir para algo, compártelo. Gracias!

  2. Cuanta verdad en todo lo que cuentas, siempre he pensado que quien maltrata o abandona un animal es un salvaje. Me parte el corazón el sufrimiento animal. Un beso

    • María José, gracias por tu comentario. Me gustaría que les llegase a todas las personas que defienden y protegen a los animales, ésto no es imposible, pero si se comparte llegará a más. Gracias!

  3. Decreto Legislativo 2/2008, de 15 de abril, por el que se aprueba el Texto refundido de la Ley de PROTECCIÓN DE LOS ANIMALES.

    LA VIOLENCIA DOMÉSTICA ESTÁ PRECEDIDA POR EL MALTRATO ANIMAL.
    Para poder demostrar y confirmar su poder y control sobre la familia, para aislar a la víctima y los niños, para eliminar la competencia por atención, para obligar a la familia a mantener la violencia en secreto, para enseñar sumisión, para vengarse de los actos de independencia, para perpetuar el contexto del terror, para evitar que la víctima se vaya u obligarla que vuelva, por castigo por haberse ido o para degradar a la víctima al involucrarla en el abuso.
    En los hogares violentos los animales son utilizados y maltratados de forma habitual con la finalidad de amenazar o intimidar a los niños, mujeres y ancianos de la familia. Desde 1987, la American Psychiatric Association (APA) ha agregado la crueldad hacia los animales a la lista de criterios diagnósticos para desórdenes de conducta, el DSM-IV, asegurando que el maltrato puede ser un factor que predice la violencia hacia humanos. La crueldad hacia los animales se define como un “comportamiento socialmente inaceptable que, intencionadamente, causa dolor innecesario, sufrimiento o distres hacia y/o muerte de un animal” (F. Ascione, 1993).
    En muchas ocasiones, ese maltrato se hace principalmente para poder ejercer el poder y la dominación sobre la víctima a través del chantaje: “si haces esto, mato al perro” o “si me abandonas, mato o regalo el gato”. A veces la mujer ha podido escapar, pero su pareja maltrata al animal que ha quedado en casa, con el fin de forzar su regreso o castigarla por haberse ido. El que el animal permanezca en casa es un factor que hace que se prolongue más la estancia de la mujer en el hogar, aumentando los riesgo de maltrato. En los casos de violencia doméstica, la persona que maltrata a la mascota es el mismo que maltrata a los demás miembros de la familia. El agresor generalmente comienza con abusos verbales hacia los miembros de la familia, continúa arrojando o golpeando objetos y su nivel de violencia aumenta al maltratar a la mascota del hogar, y termina por cometer actos de violencia contra la mujer o los hijos.
    El 85 % de mujeres que acuden a una casa de acogida, hablan de incidentes relacionados con animales de compañía.
    Besitos

  4. Cuanta razon tienes
    Hay gente a la que se les tendria que hacer algo por comportarse como se comportan
    Normalmente estos animales tanto los abandonados como los maltratados son los mejores, mas cariñosos y que tienen mas buen corazon a parte de lo agradecidos que son

    • Gracias Yolanda. Ahora sí. Espero que hayas marcado la opción para que te llegue un aviso cuando publique una entrada, así no tendrás que buscarme. Si lo crees oportuno compártelo para que llegue a todas esas personas que adoptan. Un abrazo

  5. Hola Ana, cada dos o tres días miro tu blog para ver si hay algún escrito nuevo y aunque no te comente nada siempre , siempre me sorprende tu capacidad de plasmar lo que piensas y sientes, Ana te admiro mucho , muchos besitos para tu madre y para ti y un “achuchon” a Sol y Luna, hecho en falta sus escritos

    • Gracias Olimpia. Sabes que aunque no soy escritora, me gusta mucho escribir y lo hago desde el corazón y desde el respeto, al menos eso creo yo. Un fuerte abrazo.El lunes ya tendré el librito de Sol y Luna.

  6. Totalmente cierto, tengo una perra que tiene ya 13 o 14 años, no lo sé, Lola, porque la adopté. Tenía con 3 años dos enfermedades la lismania y erlichia, esta segunda desapareció y la segunda se la tratamos hasta días de hoy, nos da mucha faena pero ella nos da mucho más amor del que cualquiera pueda imaginar, todavía no veo, el día que nos deje…es lo más bueno. Gracias por el relato

    • Leo, gracias a tí por el comentario. Si te parece apropiado lo compartes porque va dirigido a todos los que protegen a los animales. Dale un achuchón a la perrita y besitos a los niños. Recibe mi cariño. Espero que hayas marcado la segunda opción antes de mandar el comentario. Besos

  7. Es una pena que en pleno siglo XXI ocurran estas cosas. Por eso mientras más conozco a la gente más quiero a mis mascotas.
    “La grandeza de una nación y su progreso moral puede ser juzgada por la manera que sus habitantes tratan a los animales”. Mahatma Gandhi (1998)
    Ah! cuando publicas algo recibo un imail, gracias.

    • Gracias Hanna. Me alegra que recibas un aviso cuando publico algo,hay personas que, al parecer, no han visto esa opción. Poco a poco iremos aprendiendo. Esa frase de Gandhi me gusta mucho. Si te parece oportuno comparte la carta, porque es una forma de dar las gracias a todos los que adoptan animales abandonados y maltratados. Un fuerte abrazo y arrumacos de Soly Luna, que te siguen recordando.

  8. Muy cierto todo lo que dices Ana. Los seres humanos podemos llegar a ser tan crueles cuando nos falta amor y empatía hacia los demás. Yo confío en que podemos recuperar nuestra humanidad y cuidar lo que nos rodea. Tus relatos y la labor de los rescatistas y defensores de los derechos de los animales conmueven los corazones y son generadores de cambios.
    Un besito 🙂

    • Buenos días Darlene y gracias por tu comentario. He hecho llegar esta carta a muchas personas desconocidas, pero es que su labor merece todo mi reconociento y apoyo. Captar la tristeza en los ojos de un animal conmueve mi corazón. Indudablemente también cuando la capto en la mirada de las personas, pero nosotros tenemos más posibilidades de defendernos y hacernos escuchar. Sé que lo que hago apenas servirá de nada, pero es mi pequeño granito de arena para equilibrar la balanza. Si te parece oportuno, comparte la carta. Un abrazo.

  9. Hola querida Ana, esta carta explica muy bien lo que vienen a ser los actos malvados de maltrato animal y sus efectos. Estoy de acuerdo con que el maltratador empieza por los animales, conozco algunos casos yo también. El ser humano es capaz de lo mejor y también de lo peor, aunque en líneas generales los animales son mucho mejores que las personas.Yo sí que abogo por el castigo duro al maltrato animal, ya que existen personas que no van a cambiar por qué son malvadas y no hay más. El ser humano vino a serlo mucho después de que ya existieran el resto de seres vivos que nos acompañan en este planeta, que es de todos, pero que nosotros, evolucionando no sé si a peor, porque nos lo estamos cargando, no dejamos a un ser animal “no racional”, que lo son y mucho, tranquilo. Hacemos verdaderas aberraciones contra ellos, es injusto, el planeta es de todos no sólo nuestro, respetemos a los animales por favor tienen que tener nuestros mismos derechos, ya que sufren y sienten de igual forma a la nuestra.

    Besitos!!!

    • Eloy, me alegra mucho tu comentario. Para mí el castigo más efectivo que se puede dar a alguiene es obligarle a restaurar la situación a como estaban antes, ésto en multitud de casos es imposible, pero sí podría hacerle trabajar por la causa. Intentaré explicarme: si alguien roba, primero que devuelva lo robado; si alguien hace daño a la comunidad que se le obligue a trabajar a favor de la comunidad; que maltrata aun animal, que se le obligue a trabajar con grupos que defienden los derechos de los animales; quienes queman los montes que se les obligue a trabajar en repoblaciones forestales o algo similar. Posiblemente sea una fantasía mía, pero siempre he pensado que las cárceles sirven de poco o de nada. El que ha robado no devuelve el dinero y cuando sale sigue pensando igual. Si se impone una multa por maltratar a un animal la pagará, pero sin duda seguirá siendo un maltratador; creo que sería mejor condenarles a trabajar a favor del grupo maltratado, animales, personas, comunidad en general. Creo que es una forma en la que el “condenado” podría aprender, las que hay ya vemos que no funcionan. La corrupción campa a sus anchas, las cárceles las pagamos entre todos y los que han robado salen con los bolsillos llenos. Con la violencia doméstica ocurre igual, creo que ya han fallecido 41 mujeres a manos de sus asesinos. Desde mi humilde opinión, se debería buscar un sistema de castigo que verdaderamente restituyera.

  10. Estoy totalmente de acuerdo con tu escrito sobre el maltrato animal y con tu respuesta a Eloy. ¡Qué más nos gustaría que el que hace algo malo fuese castigado con la restauración de la situación a como estaba anteriormente. Hay un juez en Granada cuyas sentencias van en este sentido, pero es una ísla en medio del mar del derecho, de la ley y de la justicia. Yo también conozco algún caso de maltrato animal y de verdad que los que hacen esto son personas malvadas. Los animales son los seres más fieles que existen, quieren a sus dueños y muchas veces nos ofrecen situaciones verdaderamente admirables. Ha vuelto a ocurrir estos días en Galicia, donde un perro comenzó a ladrar sin parar para despertar a su dueña, que había tomado una pastilla para conciliar el sueño, y despertarla para que no muriera axfisiada por el humo o quemada por el fuego. Hoy mismo en la sierra de Guadarrama han encontrado a una niña de 2 añitos que se perdió ayer y estaba dormida hecha un ovillo con su perro, que ha comenzado a ladrar cuando ha escuchado a los otros perros de la policía que los buscaban. Una y otra vez demuestran lo que son capaces de hacer por sus dueños y èstos a veces los maltratan ¡que contrasentido! ¡Cuánto tiene que aprender el ser humano de los animales!

    • Rosa, mil gracias por tu enriquecedor comentario.
      Mirar los ojos de un animal es descubrir un mar de ternura y sinceridad. Son lo que son, sin intención de aparentar o engañar. Mis padres tenían una perra y un día me mordió en el brazo; mis sobrinos eran pequeños y todos supusimos que eran celos. Yo aguanté y no me aparté, solo le mire a los ojos fijamente y ella poco a poco fue aflojando. Fue una experiencia dolorosa y a la vez muy tierna. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*