COMO EVITAR EL SÍNDROME POSTVACACIONAL

COMO EVITAR EL SÍNDROME POSTVACACIONAL

Dado que estamos en agosto, periodo vacacional para unos y de regreso al trabajo para otros, me parece oportuno escribir una entrada sobre el “síndrome postvacacional” o “depresión postvacacional”: estado de ansiedad que se produce cuando acaban las vacaciones, los viajes, el descanso o tiempo libre y hay que volver al trabajo, a la vida activa, a la rutina.

No pretendo frivolizar sobre el tema; en primer lugar porque el sufrimiento es algo que no me invita a ello y en segundo lugar porque hace bastantes años sufrí una depresión; aclarado ésto, decir que solo trato de compartir uno de los “remedios” que cambiaron mi vida, por si puede ayudar a alguien. No necesita receta médica y puede servir para otras dolencias similares, eso sí, requiere decisión y voluntad de cambio.

Es muy evidente que estamos manipulados y que nos llevan por caminos equivocados; en relación al tema de hoy, juzgad vosotros mismos, los mensajes con los que nos bombardean pretenden hacernos creer que siempre podemos mantenernos jóvenes, ser felices y estar guapos ¡difícil tarea ésta! No me extraña que haya tanta depresión…

La felicidad solo es un estado emocional y, como tal, es cambiante, no un estado perpetuo que se pueda alcanzar haciendo o teniendo tal o cual cosa; no obstante hacia esa meta nos conducen ofreciéndonos: sabrosas comidas, coches potentes y vistosos, dinero fácil, diversión sin límites, vacaciones, viajes, etc, etc . Hoy ya parece “misión imposible” vivir sin todo ésto.

Por el contrario, nadie nos anima a descubrir la alegría, que es una cualidad esencial, sentida mentalmente. No interesa que las personas pensemos, que reflexionemos, interesa que vivamos en el emocional, porque así es mucho más fácil la manipulación. Aunque el tema es mucho más complejo, creo que con esta pequeña pincelada ya se puede ver que hay que vigilar hacia dónde nos conduce el camino por el que nos llevan.

Volviendo al “síndrome postvacacional”, te presento esta sencilla reflexión: si quien disfruta de vacaciones se deprime cuando éstas acaban ¿cómo de deprimido puede estar el que, por unas razones u otras, no puede disfrutarlas? Y si volver al trabajo produce ansiedad ¿cual es el grado de ansiedad que pueden tener todos los que por enfermedad no pueden trabajar o los que buscan trabajo y no lo encuentran?

También es cierto que podrías contestarme que a ti no te importa cómo se sientan los demás, pero de eso ya hablaremos otro día. Aún así quiero decirte que si tu caso es éste, no continúes leyendo, ésta entrada no te va a ofrecer nada. Por el contrario, para el que tenga cierto grado de conciencia, de empatía, de compasión hacia los seres que le rodean, ahí va un “remedio” barato y eficaz:

APRENDAMOS A MIRAR EL LADO POSITIVO DE LA VIDA. APRENDAMOS A VALORAR Y AGRADECER LO QUE TENEMOS ¡QUÉ NO ES POCO!

Seamos positivos y la alegría se irá instalando en nosotros y cuando esa cualidad anide en nuestro interior, disfrutaremos con lo que tengamos y si encontramos un “limón”, saborearemos la limonada y no sufriremos pensando lo buena que estaría una naranjada.

Termino esta entrada con un cuento, que seguramente todos conocéis, porque es un clásico. Lo escuché cuando era niña y nunca lo he olvidado.

LA CAMISA DEL HOMBRE FELIZ

Había una vez, en un reino muy lejano, un rey que enfermó de una rara dolencia. Tras aplicarle todos los remedios a su disposición, el rey no mejoraba. Cierto día llegó a palacio un anciano que decía conocer la enfermedad y el tratamiento. El anciano dijo: El rey sólo podrá sanar si se pone la camisa de un hombre feliz.

Reunidos los sabios de la corte, llegaron a la conclusión de que el hombre más feliz del reino debía ser el más rico y poderoso, así que fueron en su busca, pero este respondió:

_¡Ya quisiera yo ser feliz! pero no descanso, no duermo, siempre estoy preocupado pensando en los ladrones y en lo que me cuestan los guardias que vigilan mis propiedades.

Entonces, decidieron buscar al hombre más sabio, por cuanto al ser sabio debería ser feliz, a lo que éste contestó:

_Precisamente por ser sabio no puedo ser feliz. Cuanto más amplios son mis conocimientos soy más consciente de lo mucho que desconozco y eso me llena de insatisfacción.

Después mandaron llamar al hombre más fuerte y saludable del reino, creyendo que la salud y vigor físico implicaban la felicidad, pero éste les respondió:

_¿Cómo piensan que puedo ser feliz? Para mantenerme sano y fuerte me he de privar de los manjares que más me apetecen y hacer ejercicios extenuantes. Además, mi salud y fuerza es pasajera, pues ya hay jóvenes que pronto serán más fuertes que yo.

Ante estas respuestas, los emisarios del rey decidieron, enviar mensajeros a todos los rincones del reino en busca del hombre feliz.

La búsqueda fue infructuosa y, cuando los emisarios estaban de regreso, pararon a descansar cerca de una montaña solitaria y descubrieron a un ermitaño que vivía en una cueva. Le pidieron agua y el hombre les ofreció compartir también los escasos alimentos que tenía. Los emisarios le preguntaron:

-¿Cómo puede vivir tan solitario y en estas condiciones tan miserables?

A lo que el hombre contestó:

-Yo aquí vivo feliz, no necesito más y disfruto de lo que tengo.

Los emisarios, sorprendidos, le dijeron:

– Nuestro rey está muy enfermo y sólo se podrá curar si se pone la camisa de un hombre feliz, por favor ¡déjenos su camisa!

Pero para sorpresa de ellos ¡EL HOMBRE FELIZ NO TENIA CAMISA!

 

Disfruta de tus vacaciones y ¡Feliz reflexión!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*