EL RENACIMIENTO

EL RENACIMIENTO

 

Hoy mi reflexión la he ligado al arte pero, como no es una entrada sobre “Historia del arte”, solamente daré unas pocas “cinceladas” para que quien esté interesado tome el cincel en sus manos y comience a dar forma a su propia obra.

No hace falta ir al un diccionario etimológico para saber que la palabra “renacimiento” significa “renacer”, bien pues el Renacimiento, como fenómeno cultural surgido en Italia en el siglo XV, y cuya característica esencial era su admiración por la antigüedad greco-romana, significó “volver a dar vida” (renacer)  a los ideales que habían servido de inspiración a los clásicos, representando el paso del mundo Medieval al mundo Moderno.

Para llevar a cabo el trabajo que me propongo partiré de una obra mundialmente conocida y reconocida que, a mi humilde entender, es el “summum” de la perfección.

La escultura en cuestión, símbolo del Renacimiento italiano, es el  “David” de Miguel Ángel, esculpida durante los años 1501 – 1504, en un solo bloque de mármol blanco en el que existían diversas fracturas y que tiene más de 5 metros de altura y pesa 5,5 toneladas. ¡Ahí es nada!

La obra representa al David bíblico que se enfrenta y vence al gigante Goliat, solo con algunas piedras y su inteligencia, llegando a convertirse después en el Rey David.

La genialidad de Miguel Ángel es que supo plasmar en una obra, aparentemente sin acción, el triunfo de la inteligencia humana sobre la fuerza física bruta.

Musculoso, bello, con lo ojos fijos en el objetivo, el ceño fruncido, gran concentración, movimiento contenido, el David de Miguel Ángel es considerado el ejemplo perfecto de una escultura en posición de contrapposto (posición de estar de pie con una pierna soportando el peso total del cuerpo mientras que la otra pierna está relajada), permitiendo esta dicotomía encontrar el equilibrio al conflicto emocional entre relajación y tensión, entre el descanso y el estado de alerta para cualquier acción.

La cara de David tiene una mirada seria, penetrante, equilibrada e impregnada de fuerza, capaz de intuir al enemigo mostrando plena auto-confianza, una virtud muy apreciada en el hombre renacentista.

Se dice que la escultura tiene unas desproporciones hechas por Miguel Ángel intencionadamente subrayando con ellas los medios necesarios para ganar una gran batalla: concentración e inteligencia (representada por una cabeza excesivamente grande) y la ponderación en la acción (representada por unos brazos muy largos y unas manos también desproporcionadas)

Al parecer, Miguel Ángel no quiso “vestir” con ninguna prenda esta escultura porque la desnudez simbolizaba al hombre en armonía con la naturaleza, aunque, según dicen, en un principio la escultura contenía algunos elementos de oro en su base que se excluyeron posteriormente y que simbolizaban la nobleza, el esplendor, la sabiduría, la magnanimidad, el poder y la luz en el hombre. Según dicen, el gran artista reconocía que en el interior de cada bloque de mármol había un alma latente cubierta por trozos de piedra y que él, con su trabajo, solo la recuperaba.

Vista la grandeza de esta obra y de su artista, sin ningún afán de compararnos con él, os invito a que, en algún momento de calma, nos imaginemos como un bloque de mármol en el que hay deterioros sufridos, en algún caso, tal vez por la acción de otros, pero en todo caso por nuestra propia ignorancia, negatividad, malos hábitos, odios, repulsas, incomprensiones y un largo etcétera.

Cada vez que decimos “yo soy así”, huimos del esfuerzo que hemos de hacer para evolucionar, para permitir que aflore ese ser cuyo potencial sigue esperando ser activado.

No imagino a Miguel Ángel diciendo ante el descomunal bloque de mármol que no podía hacer nada digno porque estaba fracturado y tenía perforaciones, él con su esfuerzo y conocimiento supo sacar de las imperfecciones la gran obra que hoy todos admiramos.

De aquella gloriosa etapa han pasado aproximadamente 500 años y, sin poderlo evitar, me pregunto qué haría el artista florentino hoy ante del bloque de mármol.

¿Encontraría en la sociedad actual valores dignos de representar en su impresionante obra o volvería a representar los valores inspiradores de los clásicos de la época grecorromana?

Los valores dominantes en la sociedad actual son fáciles de resumir: el deterioro de la capacidad de convivencia entre los seres humanos y de éstos con la naturaleza, la competitividad, el egoísmo y los valores de la ética del mercado, es decir: la naturaleza y el ser humano son “inútiles” salvo que se puedan transformar en capital al ser explotados.

Ante el superfluo y desmedido consumismo, el egoísmo humano permitiendo que medio mundo muera de hambre, mientras el otro medio tira la comida, la manipulación, la violencia, el maltrato, la corrupción y su aceptación, lo tengo claro, Miguel Ángel optaría por modelar la misma escultura, porque no puedo ni quiero imaginar una que represente los principios que rigen hoy nuestra sociedad.

Sí, ya sé que hay muchas personas y grupos que están trabajando a favor de la evolución, y que lo bueno hace menos ruido que lo malo, pero aún así, estaría bien reflexionar y trabajar nuestro propio bloque de mármol para que, con perseverancia y muchas “cinceladas”, podamos llegar a convertirnos en reyes de nuestras propias vidas, consiguiendo que la razón dirija nuestra emociones y podamos vencer algún día a los grandes gigantes que hoy nos manipulan.

Con esperanza,

Feliz reflexión!

8 Replies to “EL RENACIMIENTO”

  1. El verdadero arte, que trata de representar la belleza ideal en todas sus formas, es lo que diferencia la cultura de la civilización. Cuando aparecen tendencias sublimes en el arte tenemos el germen de una nueva cultura y la posibilidad de una etapa más elevada en el desarrollo de la conciencia. Cuando se denomina arte a la disolución de la belleza en el esperpento tenemos a la vista el colapso de una civilización, por muy avanzada que esta sea tecnológicamente. La presencia de arte elevado en nuestro entorno crea impresiones sensoriales que dejan un efecto en el subconsciente, ayudándonos a recordar nuestras más elevadas metas. El verdadero arte expone nuestras insuficiencias e incentiva el esfuerzo en pos de la armonía en todos los órdenes de la vida.
    El hambre en el mundo es un signo de ausencia de armonía, pero en la actualidad “sólo” el diez por ciento de la humanidad padece desnutrición alimenticia severa, mientras que la desnutrición afectiva, moral e intelectual afecta a la humanidad en su totalidad.
    Besitos

    • Como ya imagináis, los blogs se alimentan de visitas y de comentarios; sin ellos dejarían de funcionar, así que he de darte las gracias por tu visita y por tu cualificado comentario, pues con ambos has contribuido a la “saludable alimentación” de mi blog. Un abrazo muy fuerte.

  2. ¡Hola Ana!

    Un placer visitarte y dejarme seducir por esta interesante reflexión que nos planteas, tomando como punto de partida esta inmortal obra de arte del genial escultor Miguel Ángel y de la cual nos llevas a tus planteamientos, acerca de cómo imaginamos nuestro particular bloque de mármol y lo que decidimos hacer con él.

    Para no extenderme demasiado y ya que otra persona (Adriana) nos ha comentado ampliamente el concepto del verdadero arte, con el que coincido también en su estupenda exposición, prefiero abordar el aspecto más filosófico e interno de como nuestra conciencia humana actual se halla en un momento confuso y colvulso, dado que la irrupción de Las Nuevas Tecnologías, en estos últimos tiempos, unido a la manipulación globalista del sistema, han convertido a nuestra sociedad, en un mundo zombificado, compulsivo, inconsciente y egoista, atrapado en la apariencia o superficialidad, mientras la esencia se ignora o se desprecia.
    La sociedad está involucionando, se está estancando en valores materiales y de utilidad, en la imposición de la violencia en lugar del amor o la solidaridad. La ética de mercado y el patriarcado, son dos ejes que dominan el pensamiento actual de la humanidad, en detrimento de la honradez, la educación, la solidadidad, la paz, el amor al prójimo como a uno mismo y el respeto a cualquier ser viviente.

    Un abrazo.

    • ¡Qué bueno que pienses así, Estrella! Tenemos en común “algo” más que el amor por la escritura.
      Un placer haberte encontrado. Mil gracias por detenerte en mi blog, compañera del camino. Un abrazo.

  3. El genial escultor Miguel Àngel representa el Humanismo, que coloca al hombre en el centro de la sociedad moderna renacentista de su época, frente al teocentrismo de la anterior y oscura etapa de la Edad Media. Hoy nos encontramos a medio camino entre una y otra, según mi opinión. Por un lado nos movemos en la sociedad más innovadora desde el punto de vista industrial y tecnológico y por otra parte, y contradictoriamente, esta misma sociedad es profundamente individualista hasta el punto de morirse un vecino en un piso y no echarlo de menos hasta que huele mal en la escalera o tienen que desahuciarlo cuatro años después de su muerte (como ha ocurrido recientemente). Es verdad que también hay excepciones de solidaridad, y esto es lo que nos salva como sociedad.

    Todos podemos y debemos esculpir nuestro bloque de màrmol para que aparezca el corazón de la persona y no domine la frialdad de la piedra, de los sentimientos. Debemos hacerlo día a día y eso se llama evolucionar y crecer como persona.

    • Hola Rosa, veo que al final lo has conseguido.
      Es curioso, pero cuando publiqué esta entrada no imaginé que recibiría comentarios tan “suculentos”.
      Esto del blog me sorprende cada día.
      Agradezco mucho tu mensaje, pues como ya he dicho otras veces, los blogs necesitan para sobrevivir de visitas y comentarios. Gracias por el alimento que nos has dado hoy. Un abrazote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*