ESCRIBIENDO MI PROPIA HISTORIA

Aprovechando que mañana se celebra el Día Internacional del Libro, así como la festividad de San Jorge (Diada de Sant Jordi en Catalunya, donde existe una hermosa y conocida tradición y que San Jorge -San Chorche en aragonés- es el patrón de Aragón) en esta entrada os regalo un tomo de mi vida y una rosa. Deseo que os gusten.

….

Hizo falta que la vida me pusiera ante una difícil situación para que descubriera a mi particular dragón. Esta peligrosa bestia que habitaba en mi interior, se nutría de bajas emociones y expresiones negativas y tan habituada estaba a convivir con ella, que desconocía que era su prisionera.

….

Como desde mi punto de vista, la actual existencia representa un eslabón en la larga cadena de la evolución humana, tan solo os puedo mostrar el presente tomo, cuyo primer capítulo comienza con el azaroso movimiento de dos intrépidos gametos, que ávidos de experiencias, comienzan un juego amoroso, se funden y generosamente me permiten entrar en escena.

Mi primer nombre fue “cigoto”, poco después fui un “embrión” y más tarde un “feto”. ¡Vaya nombres! —pensé yo. Pero no voy a opinar, la ciencia es la ciencia y el nombre ¿qué más da?

Tras nueve meses de acogedora cautividad, decidí aventurarme, no dejé pasar ni un día más; necesitaba luz, llenar mis pulmones de aire, explorar el exterior.

Fue más fácil de lo que esperaba, tuve que esforzarme pero el propio entorno me ayudó; sus paredes se contraían y se aflojaban y eso facilitó el recorrido. Finalmente lo conseguí.

Cuando por fin vi la luz estaba algo confusa, pero comprobé que me estaban esperando y que mi llegada les alegraba. Pero, ¡ay, señor! de pronto, sin tiempo para adaptarme al medio, me cogieron, me zarandearon y mis pequeñas nalgas calentaron.

Nada pude decir, salvo llorar, ¡no era justo tratar así a quien acababa de llegar!

Al escuchar mi llanto todo cambió. ¡Quizás les impresione! Me limpiaron y con mi desnudez ya cubierta, tras acariciarme un poco, me dejaron descansar. Uf!, por fin algo de calma.

….

Mientras me sumergía en la lectura de mis propias vivencias, fui recordando algunas cosas y se hicieron evidentes otras. No faltaban momentos divertidos, momentos de encuentros, de amores y de esperanza, pero también momentos de desamores, de llanto y de soledad; momentos inolvidables y otros, sin esencia para recordar.

.

En mi lucha contra la feroz alimaña, humildemente, reconozco que he perdido muchas batallas, pero hoy puedo decir que, aunque nuestra particular guerra continúa, la situación ha cambiado porque está muy debilitada por inanición.

No ha sido un trabajo fácil, sino un largo camino de esfuerzos y tropezones, de superación de obstáculos y endulzar sinsabores, pero la historia cambio de rumbo y, ya con cierto grado de emancipación, voy escribiendo las páginas de este libro desde una nueva perspectiva.

La redacción se hizo menos jocosa, pero más veraz. Ya no habla de culpables, sino de responsabilidad.

Las pasiones más fuertes, dieron paso a sentimientos de amor y el pensamiento crítico, en comprensión derivó.

Soy consciente que en la actualidad el feroz dragón solo está debilitado, pero también que si no le proporciono alimento algún día desaparecerá y yo podré alcanzar mi ansiada libertad.

Como ya he dicho, mi historia no empezó en este libro ni en él acabará, porque se han de escribir muchos tomos para que un ser pueda desarrollar todo su potencial.

Y cuando deba acabar el tomo que hoy os ofrezco, me daré por satisfecha si algún tramo logré avanzar y con la mente fija en la cumbre, mostraré mis manos vacías, cerraré lentamente mis ojos y quedamente diré, por si alguien puede escuchar, “continuará”.

Tres palabras concluirán el libro: “Soltar, silencio y paz”.

 

La rosa de la amistad

8 Replies to “ESCRIBIENDO MI PROPIA HISTORIA”

  1. Un relato muy bien hilado, Ana. Y con ingeniosos pareados. Se nota que has disfrutado escribiéndolo.

    Por cierto, te ha quedado muy guapo el fondo en el blog. Le da otro aire, ¿no crees? Ya has dado otro pasito para ir redecorando tu rinconcito. La cosa está en ir adaptándolo a tu gusto.

    Un beso, Vilma. Y feliz Dia del Libro. 😊

    • Hola, Pedro.
      Estoy muy contenta con mis logros gracias a mi profesor particular. Jajaja
      Maestro, gracias por pasarte y comentar.
      Un abrazote y feliz día del libro también.

    • Hola Mari, me alegra verte por aquí; no esperaba que ya hubieras leído esta entrada.
      Si San Jorge venció al dragón ¿por qué no lo vamos a vencer nosotras?.Es cuestión de no alimentarlo y dejar que muera de inanición, aunque hay que reconocer que se necesita mucha tenacidad.
      Gracias por tus palabras, todos tenemos dragones y todos, si nos lo proponemos, iremos ganando la batalla poco a poco.
      Un fuerte abrazo y buen descanso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*