LA ESENCIA Y LA PERSONALIDAD

LA ESENCIA Y LA PERSONALIDAD

Tres caballos salvajes galopan sin rumbo ni dirección; se sienten libres, dueños de si mismos, carentes de patrón. Los animales desconocen que, con discreción, siempre son observados por su adiestrador.

Pasa el tiempo, los caballos crecen, corren, relinchan, y miden sus fuerzas; el observador, en silencio, pacientemente, espera a que algunos de los équidos le preste atención.

Como por casualidad, alguno se le acercaba con la cabeza erguida, altivo, sin visos de sumisión; el caballo relincha, sacude el suelo con sus patas y de nuevo se va . El instructor sin forzarles, sigue esperando, sabe que un día lo percibirán y una vez descubierto, sin duda lo buscarán.

Pasará mucho tiempo hasta que ésto ocurra, pero finalmente los briosos caballos anhelarán encontrarse con su paciente adiestrador y se acercaban humildes, con la cabeza agachada y saborearán los pastos a su alrededor y él les susurrará al oído palabras inaudibles, pero de un gran valor.

Nada habrán perdido, la fuerza la mantendrán, pero ahora estará encauzada hacia una sola dirección.

……………………………………………

Una persona amiga me dijo con suma delicadeza que “pecaba de didáctica”, tal vez tenga razón, pero, me consta que, a otras les gustan los comentarios que intentan aclarar, tal vez sin conseguirlo, los mensajes semi-velados de algunos de mis escritos ¿qué hacer? Dicen que la virtud está en el término medio, pero ¡qué difícil es alcanzar la virtud…! Me esforzaré en ello y espero que, con vuestra ayuda, un día llegue a conseguirlo.

Hoy comparto con vosotr@s una sencilla reflexión sobre: la “personalidad” y la “esencia” del ser humano. No voy a profundizar en el tema, porque ya otros son maestros en la materia; a mi me gusta hacer pequeñas historias para que, a través de ellas,  cada cual vaya reflexionando, algo así como las fábulas que leía en mi niñez, aunque sin pretender compararlas.

¿Quién no ha pasado por etapas de confusión y desorden? Físicamente hacemos una cosa, emocionalmente sentimos otra y nuestra mente piensa algo distinto. En estos momentos nada funciona y el estrés, las depresiones e incluso las enfermedades son el resultado de esos nudos energéticos que se van formando.

Nuestro “verdadero Yo”, espera paciente a que nos percatemos de su existencia, a que dejemos a un lado la arrogancia, a que nuestros tres cuerpos (físico, emocional y mental) estén alineados, pues solo entonces podremos recibir su inspiración para llevar una vida con propósito y dirección.

Feliz reflexión!!!

2 Replies to “LA ESENCIA Y LA PERSONALIDAD”

  1. dificil tarea la de alinear el pensamiento con la accion y el sentimiento, esta muy bien que aunque lo sepamos haya una persona que nos lo recuerde, que para encontrar la quietud hace falta tener muy presente que devemos de ir en esa direccion ………..gracias Ana .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*