LA EVOLUCIÓN DE LOS DERECHOS

SOBRE LA EVOLUCIÓN DE LOS DERECHOS

La semana pasada publiqué una carta a los lectores del blog en la que, entre otras cosas, hablaba de los derechos de los animales.

Hubo comentarios, muy a tener en cuenta, puntualizando que los animales no tienen derechos, puesto que no se les pueden reconocer obligaciones; así es, ciertamente el ordenamiento jurídico no los reconoce como sujetos de derechos, privilegio éste que solo se otorga a las personas físicas y a las personas jurídicas.

Sin duda no me expresé adecuadamente, pido disculpas, y voy a tratar de hacer un breve recorrido sobre la “evolución de los derechos en la historia”

Para empezar, expondré la clasificación que se hace entre: Derecho Natural y Derecho Positivo.

El Derecho Natural, algunos lo definen como el conjunto de principios jurídicos inmutables y universales que derivan de la propia naturaleza y razón humana. Su idea fundamental es la “justicia” y su finalidad el “bien común”.

Derecho Positivo: se define como la concreción del derecho natural y su adaptación a las circunstancias sociales concretas, de un momento histórico determinado.

Dicho ésto, transcribo una definición, que todos podréis encontrar con facilidad, sobre lo que se entiende por derechos humanos:

“Los derechos humanos son aquellos que toda persona, sin importar su raza, sexo, etnia, lengua, nacionalidad o religión, posee como derechos inherentes desde su nacimiento. Incluyen el derecho a la vida, a la libertad o a la no esclavitud ni a la tortura”. Desde 1948 pasaron a ser parte del “derecho internacional”

De estos llamados “derechos humanos”, existen varias clasificaciones, entre ellas: según el punto de vista de su naturaleza, de su origen, de su contenido y del momento histórico.

Se podrían escribir muchas páginas sobre el tema, porque hay muchas escuelas y numerosos puntos de vista, pero aquí no pretendo hacer una disertación jurídica, sino un sencillo análisis, dejando abierta una puerta a la esperanza.

Para llegar al punto deseado, me voy a centrar en la clasificación de carácter histórico, denominada “Tres Generaciones”, según el momento del reconocimiento de los derechos.

Los Derechos de la Primera Generación (Derechos Civiles y Políticos) son los primeros derechos consagrados en los ordenamientos jurídicos internos e internacionales. Surgieron como respuesta a las reclamaciones de los principales movimientos revolucionarios a finales del siglo XVIII, en occidente. Entre ellos el derecho a la vida, derecho a la libertad, derecho a la igualdad ante la ley y un largo etc.

A la Segunda Generación corresponden los Derechos Económicos, Sociales y Culturales; a partir de su reconocimiento, el llamado Estado de Derecho, pasó a denominarse Estado Social de Derecho. Entre ellos el derecho al trabajo, derecho a la vivienda, derecho a la salud, derecho a la educación, etc.

Los Derechos de la Tercera Generación están motivados por una serie de preocupaciones globales propias del siglo XX y principios del siglo XXI, entre ellos el derecho a la paz, derecho a gozar de un medio ambiente sano, derecho a la protección de los datos personales, etc.

Vista esta clasificación, vemos que pese a su reconocimiento,

* Hay millones de personas en todo el mundo que no disfrutan de estos derechos.

* Hay presos por defender ideas no consideradas “políticamente correctas”

* Hay personas maltratadas y asesinadas cuando quieren ejercitar su derecho a la libertad (violencia doméstica).

* Hay centenares de personas y familias sin trabajo y sin una vivienda digna.

* Hay guerras porque son un gran beneficio para los fabricantes de armas y para los que se reparten, después, el pastel con la reconstrucción de los países destruidos.

Pese a todo ésto y mucho más que se podría decir, mantengo la esperanza y prefiero pensar que, si el reconocimiento de los derechos que hoy tenemos ha sido progresivo, tal vez, algún día exista una “Cuarta Generación de Derechos” en la que se regulen algunos que hoy no están reconocidos como tales, se articulen medidas efectivas para su cumplimiento y se exijan responsabilidades por maltratar animales, por destruir la flora y la fauna y por cualquiera otro acto que pueda contribuir a la destrucción de nuestro planeta, porque ello sería un indicador de que la raza humana había evolucionado.

Soy consciente que, como decía el cantautor J.A. Labordeta: “También será posible que esa hermosa mañana ni tú, ni yo, ni el otro la lleguemos a ver, pero habrá que esforzarse para que pueda ser”.

Termino con ésta breve pero contundente frase de Gandhi: “La evolución de los pueblos se mide por el trato hacia sus animales”.

 

Feliz reflexión!

8 Replies to “LA EVOLUCIÓN DE LOS DERECHOS”

  1. Es verdad q los animales no tienen todos esos derechos jurídicos, pero lo q esta claro es q como animales q son, ntros tenemos el deber de defenderlos

    • Hola Mirian. En primer lugar darte las gracias por tu comentario y por lo que dices en él. Me he quedado sin palabras.
      En segundo lugar decirte que pese a que sale en el blog: Sophie Rasil, es un seudónimo que puse para mantenerme en el anonimato, pero no lo he sabido hacer. Me vienen algo grandes estas valiosas herramientas, pero poco a poco voy aprendiendo.
      Tal vez te interesen también unas cartas que hay en el blog “Carta de un animal maltratado” y “Carta de un humano a un animal”.
      Un abrazo
      Ana

  2. Hola, me parece tan cierto lo que mencionas sobre la importancia y cuidado que uno como ser humano debería darle a los animales, ya que en fin ellos también son seres vivos como nosotros y pueden sentir todo tipo de cosas que pasan a su alrededor. A mi parecer la información que proporcionas en este blog me pareció completa y de mucha utilidad, me gustó la manera en la que estructuraste las generaciones de derechos según su etapa evolutiva y también los puntos de mayor importancia.

    • Rodrigo, agradezco mucho tus palabras. Mi humilde blog, no tiene otra pretensión que la de “invitar” al lector a la reflexión. Unas veces lo consigo mejor que otras, pero siempre busco la coherencia entre mi forma de pensar, sentir y actuar (en este caso escribir). Puedes pasarte por aquí, tantas veces como quieras. Saludos

  3. En mi opinion me parece muy contradictorio que los animales y el medio ambiente no tengan derechos ya que uno de los derechos de la tercera generaciòn (generaciòn del siglo XXl) es “derecho a gozar de un medio ambiente sano”, pero como vamos a gozar algo que lentamente los seres estamos destruyendo y deteriorando.

    • Buenos días Sara. En primer lugar, quiero darte las gracias por tu comentario.
      Voy a intentar responder de la forma más concisa que pueda, pero me va a ser difícil.
      Como intuyo que eres amante de los animales y del planeta Tierra en general, te invito a que entres en el blog y leas “Carta de un animal maltratado”, “Carta de un humano a un animal” y “Animales con corazón”, (son las vivencias de Sol y Luna, mis dos gatitos adoptados) contadas por capítulos. Es decir, “estamos en el mismo bando”.
      En tu comentario dices que uno de los derechos de la tercera generación es el “derecho a gozar de un medio ambiente sano”, pero ese mismo derecho nos impone una obligación, la de respetar, cuidar y proteger el medio ambiente. Es decir derecho y obligación son las dos caras de una misma moneda, aunque hoy la sociedad parece que solo sabemos de derechos y que se nos han olvidado o desconocemos nuestras obligaciones.
      Hace unos días se dictó la primera sentencia condenatoria por el maltrato de animales domésticos (es un primer paso) pero desde mi humilde punto de vista sería mucho más provechoso ir concienciando y educando a la sociedad para que germine en su interior la semilla del respeto hacia los animales y la de la protección hacia el medio ambiente en general.
      En tu comentario hablas de contradicción, voy a ponerte algún otro ejemplo.
      – Hoy todo el mundo habla de PAZ, pero son mucho los que fabrican armas.
      – Se reconoce la igualdad de derechos pero en realidad no es así. Hay muchos que todavía consideran a la mujer un ser inferior.
      – Se tuvo que reivindicar el derecho del voto de la mujer, cuando por el hecho de ser una persona ya lo debía de tener.
      – Derecho a una vivienda digna (sin comentarios)
      Si hay obligaciones también derechos y si hay derechos hay obligaciones. Por esa razón el ordenamiento jurídico no reconoce los derechos de los animales, porque no se les puede exigir obligaciones. Uf!! Cuánto se podría hablar sobre ésto…!
      Y para no extenderme más, acabaré formulando algunas preguntas. Se está empezando a reconocer el respeto a los animales domésticos, pero ¿y a los otros? ¿qué derechos les reconocerías? Como ves es un tema muy controvertido.
      Resumiendo: tenemos un largo camino que recorrer para conseguir ese mundo más justo y mejor con el que soñamos. Como decía el poeta “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”.
      Un cariñoso saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*