LA GALLINA Y SUS POLLUELOS

marzo 8, 2018 10 Por Ana Palacios

LA GALLINA Y SUS POLLUELOS

Había una vez una singular gallina que vivía con otros animales en una confortable corraliza. Participaba en los típicos juegos del corral, disfrutaba con el canto de los gallos anunciando el nuevo día y hacía saber a todos, con su escandaloso cacareo, la alegría que sentía cuando se desprendía de uno de sus huevos.

Pero, aparte de las tareas y juegos cotidianos, la protagonista de la historia intentaba aprender todo lo que podía. Su esfuerzo era comprendido y elogiado por muchos de sus compañeros, pero la gran mayoría no entendía para qué quería aprender, si nunca dejaría de ser una gallina de corral.

A nuestra amiga, esto la dejaba indiferente, sabía que tenía una misión en la vida y ella deseaba cumplirla lo mejor posible.

Un día sintió la llamada de la maternidad, sería difícil, pero se sentía feliz, pues iba a colaborar en la perpetuación de su especie.

Empezó dando calor y protección a los huevos, a la vez que reflexionaba sobre su decisión y se fortalecía emocionalmente.

Cuando llevaba veintiún días de recogimiento, algo se movió bajo su regazo, el corazón se aceleró. ¡Su primer hijo pedía paso a la vida!

El amor que ya sentía por ellos y la impaciencia por conocerles le impulsaba a ayudarles, pero no lo hizo, sabía que no debía hacerlo, salvo que ellos se retrasaran más de lo normal y éste no era el caso.

En las horas siguientes nacieron todos los demás ¡qué orgullosa se sentía!

Les enseñó a asearse, a comer, a compartir sus juegos, a respetar a los demás, a dar amor y a saber recibirlo; sus hijos aprendían con rapidez, porque sus enseñanzas no eran meras teorías, sino la forma de vida que ella había adoptado y que ellos aprendían por pura y simple imitación.

Un día comprobó que apenas cabían bajo su regazo; ya no eran las pequeñas bolitas de algodón, suaves y temblorosas, que un día fueron. Junto a una gran satisfacción, un ligero dolor cruzó su corazón. Pronto no la necesitarían…

Finalmente llegó el momento, ya no podía cobijarlos bajo sus alas y ellos reclamaban ocupar su propio lugar en el gallinero. Todavía estaría vigilante por si algún peligro les acechaba, pero entendía que deseasen estrenar su independencia, pues formaba parte del proceso de la vida.

Con estos pensamientos ocupando su mente y con el corazón henchido de amor se dispuso a dormir, no sin antes comprobar que aquellos a los que un día cobijó bajo su regazo ya dormitaban en brazos de Morfeo.

..…..

Este sencillo cuento, está dedicado a todas las mujeres que han de conciliar su vida familiar y laboral y que, en la mayoría de los casos, su esfuerzo no es valorado en su justa medida.

Aprovecho la oportunidad para recordar que, desde mi humilde punto de vista,  celebrar el “día de la mujer trabajadora” o el “día de la madre”, es significativo pero no suficiente, pues una madre nunca deja de velar por sus hijos y es difícil imaginar un solo día en el que una mujer no trabaje dentro o fuera de casa.

Por un mundo más justo y mejor.