LOS NO INVITADOS

La fiesta ya había empezado cuando llegué. Nada más bajar de la limusina que me transportaba un precioso edificio me recibió. Traspasada la puerta principal fui conducida a un amplio salón. Magníficos floreros adornaban una estancia, coronada de brillantes luces que se reflejaban en las joyas de damas elegantemente vestidas. Sus parejas, adinerados señores, cuya honorabilidad se presumía sin necesidad de ser acreditada, vestían de rigurosa etiqueta, como manda el protocolo.

Música ambiental, conversaciones banales, miradas de complicidad. Todos los allí presentes “sabían”, incluida yo que, aunque de forma inconsciente, algo también “sabía”. Grandes mesas, preparadas con gusto, ofrecían, sobre manteles de un blanco inmaculado, los mejores manjares y bebidas que jamás había degustado. Todos comían y bebían, yo también lo hacía. Todos sonreían y todos sabían que los otros también “sabían”, de ahí una cierta incomodidad, más o menos disimulada y siempre controlada, muy bien controlada.

En un breve instante, que nunca debió producirse, vi en esta onírica fiesta unas manos que, con timidez, asomaban por debajo del pulcro e impoluto mantel. Mis párpados no se cerraron cuando debieron hacerlo. Las manos harapientas, acabadas de descubrir, temerosamente recogían las migajas que dejaban caer los comensales de la fiesta y algún que otro pisotón, que pasaba inadvertido para el que pisaba.

Mis ojos permanecían abiertos y yo me preguntaba ¿por qué los párpados no se cerraron impidiendo la visión? ¿cuándo compré la entrada que me permitió asistir a tan elegante gala?

Cuando desperté, hice un día de ayuno, lo necesitaba, y reflexioné sobre el hambre y sobre sus responsables, sobre mi propia responsabilidad, sobre el despilfarro, sobre la manipulación, la corrupción y el engaño.

…………………………….

Dada la buena acogida que tuvo el primer sueño de Sophie que compartí en el blog, ella me pidió que compartiera otro. Sus deseos son órdenes para mí.

Feliz reflexión!

6 Replies to “LOS NO INVITADOS”

    • Pilar, desde mi humilde punto de vista, la vida no es así, la vida la hacemos así entre todos, de ahí nuestro grado de responsabilidad. Agradezco mucho el comentario.

    • El solo hecho de escribir ya es para mi un placer, pero saber que algo de lo que escribo gusta a los demás es una gran satisfacción.
      Mil gracias Maria José. Espero que sigas visitando el blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*