MÁS ALLÁ DE LAS PALABRAS

MÁS ALLÁ DE LAS PALABRAS

mayo 25, 2018 46 Por Ana Palacios

 

 

 

 

 

Se han vertido ríos de tinta describiendo o más bien intentando describir el significado del amor, por tanto, será difícil que pueda aportar algo nuevo, pese a ello intentaré ordenar las ideas que se agolpan en mi mente para ofrecer mi humilde opinión, aun sabiendo que las palabras quedan cortas cuando se pretende hablar de algo sublime.

El amor, más que un sentimiento, para mí es un estado de unión con el “todo” del que formamos parte, por esta razón si tuviera que representar el amor con un dibujo geométrico, lo representaría con un círculo, porque es una figura sin aristas ni ángulo, completo, perfecto, delimitado por una circunferencia, cuyos puntos todos equidistan de otro llamado centro.

 

A los sentimientos que, sin serlo, etiquetamos como amor, los representaría mediante figuras irregulares, porque sus lados son desiguales y sus vértices no pueden circunscribirse en una circunferencia; es decir, están decantados hacia un lado o hacia otro.

Creo que la palabra amor, como tantas otras, está desprestigiada y mal utilizada. Se llama amor a emociones “bajas y baratas” y su verdadero significado se desconoce.

Por poner algún ejemplo: en nombre del amor hacia una energía o divinidad superior se puede perseguir y matar a quienes sienten devoción por otra diferente. Nos referimos al enamoramiento, como si fuera el sumun del amor y cuando algo se tuerce en la relación llegan los celos, la rabia, la venganza e incluso la muerte. Puede parecer que el amor maternal o filial es el más fuerte que existe, pero muy ciego hay que estar para no ver padres abandonados e hijos maltratados.

Así, una tras otra, se podrían poner al descubierto las aristas de estos sucedáneos del amor, la mayoría de las veces impregnados con rasgos de posesión, odio, manipulación y egoísmo.

Solo cuando hayamos comprendido que cada ser es único; que somos parte de un todo mayor: familia, comunidad, ciudad, país, planeta, galaxia, cosmos y que hemos de descubrir y cultivar nuestras capacidades para servir a esa “unidad” a la que pertenecemos, seremos capaces de percibir el verdadero significado del amor y respetaremos el planeta en el que vivimos y a todas las manifestaciones de vida que hay en él, mientras tanto solo podremos hablar de las baratijas con las que nos conformamos.

Para concluir diré que para mí el amor no nace de la vista, como afirman algunos; el amor es algo más profundo y mayor que nace del corazón y cuando fluye inunda nuestro entorno de forma que ya no hablamos de tú y yo, sino de nosotros. Es tan grande el significado de esta bella palabra que bien podría decirse que ¡sin amor todo lo demás es nada!