ABSURDA CONVERSACIÓN, ¿O NO?

ABSURDA CONVERSACIÓN, ¿O NO?

Hace unos cuantos años asistí a una reunión de personajes «raros». Sí, yo también fui invitada, porque también me han tildado muchas veces de rara, incluso mi padre, de cuyo amor nunca dudé, me regalaba a menudo la frase de «hija mía, eres más rara que una pelota cuadrada»

Bien, a lo que íbamos ¿o acaso no íbamos a nada?

Como digo, acudí a aquella reunión un tanto expectante e intrigada y, ya en la primera vuelta por la sala, acerté a pasar cerca de dos «peculiares invitados» (me gusta más esta palabra) y generaron en mí tal curiosidad que decidí permanecer cerca para no perderme detalle.

—¡Hola! ¿Cómo te llamas? A mí me llaman «Alegría»

—¡Hola Alegría! A mi me llaman «Estrés», pero… ¿no eres demasiado joven para asistir a esta fiesta?.

«Alegría», esbozando una fresca sonrisa respondió:

—No soy tan joven como crees, de hecho tengo más edad que tú.

—Eso es imposible y no te pavonees, porque yo también me cuido y ya ves como estoy —respondió «Estrés», algo alterado.

—No me pavoneo «Estrés», es cierto lo que te digo, tú naciste mucho después que yo.  ¿Qué has hecho para encontrarte en este estado?

«Estrés», con el gesto todavía algo fruncido contestó:

—Llevo deprimido bastante tiempo, me encuentro desmotivado, abatido y hundido en el pesimismo. No le encuentro sentido a la vida, todo eso influye negativamente en mi día a día y, por las noches, me cuesta conciliar el sueño y duermo mal. He entrado en un círculo vicioso del que no puedo salir.

—Debe ser muy duro vivir así, ahora entiendo tu aspecto. No me gusta dar consejos, pero si quieres te contaré la fórmula que empleo yo.

—¡Cuéntame, por favor! —respondió «Estrés» nada convencido, pero algo intrigado.

—Desde mi punto de vista, sufres de «sobreexposición».

—¿Sobreexposición? ¿a qué?, apenas me da el sol ni el aire y el agua no digamos…

—Me refiero a «sobreexposición a la información», es muy común en los tiempos que corren.

—Nunca había oído hablar de esa enfermedad ¿es curable?

—Es curable, pero al mismo tiempo difícil de tratar.

—No me líes por favor, que me entran taquicardias.

—«Estrés», intenta relajarte, si pones de tu parte, seguro que mejorarás tomando unos cuantos comprimidos de “información alternativa”

—«Alegría», tengo la sensación de que hablamos en otro idioma, nunca he oído hablar de esa medicación.

—Bueno, ya sabrás que apenas hay publicidad de los productos alternativos, pues no son bien acogidos por ciertos sectores de la industria.

—No lo sabía, el tema «alternativo» no va mucho conmigo. Intentaré probarlo, pero ¡dime ya de qué se trata, que me estoy impacientando!.

—Yo tomo cada día tres comprimidos de «realidad alternativa». Uno antes de cada una de las principales comidas.

—¿No necesita receta médica?

—No. Está recomendado para los que manifiestan síntomas similares a los tuyos (aburrimiento, hastío, falta de motivación personal, sensación de no ser más que un número en la vida, etc).

—«Alegría», no creo que sea ésa medicación la razón de tu buen aspecto y salud, pero ¿tiene contraindicaciones? Porque todos los medicamentos las tienen y yo soy algo hipocondríaco.

—Sí «Estrés», he de ser sincera contigo, está especialmente contraindicado para los homófobos, xenófobos, clasistas y también para quienes sufren de incapacidad manifiesta para pillar los chistes o carecen de humor.

—¡Uf! No sé, no sé, tiene muchas contraindicaciones —masculló «Estrés», quien aún así preguntó:

—¿Hay que tomar altas dosis de esa medicación?

—Yo, como te he dicho, tomo tres comprimidos al día, aunque tal vez en tu estado hayas de aumentar la dosis.

—Tampoco te pases —respondió «Estrés» y continuo diciendo ¿qué pasaría si tomara más dosis de la necesaria?

—Una sobredosis de «realidad alternativa» puede hacerte perder el miedo a vivir y restarle importancia a cosas que en realidad no la tienen.

—Eso es muy peligroso, el miedo es una señal de alarma que nos avisa del peligro. Pero, en el caso de que esto ocurriera ¿cómo se manifiestan los posibles efectos adversos?

—Podrían manifestarse con la indiferencia, la sonrisa desdeñosa, la risa floja, la risotada y la carcajada.

—«Alegría» no comprendes mi situación ¿sabes cuánto hace que no río a carcajadas?

—Perdona «Estrés», yo solo intento ayudarte, si quieres me callo.

—No, ¡sigue! ¡sigue!, es que soy muy susceptible; pero anda, dime si a mi edad se puede tomar.

—Por supuesto que puedes, todos pueden beneficiarse de la “realidad alternativa” independientemente de su edad, raza, credo, condición sexual, situación económica o social. El único requisito imprescindible es poseer un alto nivel de autocrítica, alta capacidad para reírse de sí mismo y no tomarse la vida demasiado en serio.

—Ya decía yo que no me serviría, estoy condenado a seguir así.

—¿Qué parte de lo que he dicho no te convence? —Dijo «Alegría» disimulando una sonrisa.

—Es que eso de la autocrítica no va conmigo. Son los demás los que me estresan. Serían ellos los que deberían hacerse la autocrítica. Yo solo soy una víctima de su sinrazón.

Pese a ello, «Estrés» preguntó:

—¿Cómo se toma esa medicación?

—Con la mente abierta —respondió «Alegría», al tiempo que sonreía y abría sus brazos, como si pretendiera abrazar al mundo.

—Ése es otro problema añadido, yo me acatarro fácilmente y está llegando el invierno, por cualquier cosa que se abra se cuela el frío. Pero, ¿dónde puedo encontrarlo, si me decido?

—Es un producto muy abundante, pero no todo el mundo lo ve. Se presenta, en estado puro en la Naturaleza, pero sus principios activos también se encuentran en las obras de todos aquellos que ponen su talento e inspiración al servicio de la Humanidad, creando obras inmortales capaces de abstraernos de la maldad y la gilipollez que nos rodea.

—¿Al servicio de la Humanidad, has dicho? Parece que hables en chino. Seguro que en su composición hay algo peligroso.

—Depende de lo que llames peligroso, sus ingredientes son: Curiosidad, inteligencia, cultura, ironía, cierta dosis de sarcasmo, respeto hacia los demás y alguno más que no recuerdo.

—Bueno, miraré el «Vademecum», son ingredientes desconocidos para mí.

—Lo que tú digas «Estrés», estoy encantada de haberte conocido —dijo «Alegría» acercándose a «Estrés» afectuosamente.

—Adiós «Alegría» —dijo«Estrés» alargando su mano; perdona que te haga la «cobra», pero tengo cierta aprensión a tu forma de ver la vida y temo que se me contagie. Ahora, me voy a casa que, con tanta información, siento palpitaciones.

—Adiós «Estrés», —se despidió «Alegría» poniendo su mano en el corazón, como gesto de afecto y ofreciéndole una de sus mejores sonrisas.

—¡Qué personaje más curioso! —susurró «Alegría», ¿será así o estará representando un papel? En cualquier caso, ha sido divertido.

—¡Qué personaje más raro! ¡Mira que decir que he de cambiar yo…! No sabría ni por donde empezar. Y eso de abrir la mente, justo ahora que acaba de llegar el frío… ¡Qué ideas tan absurdas tiene la gente…! —refunfuñaba «Estrés», mientras partía.

Tras esta «curiosa» conversación, salí al jardín y, cuando el aire de la noche me dio en la cara, comprendí que era hora de regresar a casa, tomar una dosis de “información alternativa” y, tal vez, reflexionar…

Feliz reflexión!!!

…………….

Este diálogo me lo inspiró un relato escrito por un “alma bondadosa” que me va guiando en las redes. ¡Gracias, Pedro!

Si queréis pasar un buen rato podéis leer sus relatos de “humor absurdo” tras los que esconde, con maestría, alguna crítica social o económica.

Para comprobarlo, podéis visitar su blog: Absurdamente de Pedro Fabelo.

COMO EVITAR EL SÍNDROME POSTVACACIONAL

COMO EVITAR EL SÍNDROME POSTVACACIONAL

Dado que estamos en agosto, periodo vacacional para unos y de regreso al trabajo para otros, me parece oportuno escribir una entrada sobre el “síndrome postvacacional” o “depresión postvacacional”: estado de ansiedad que se produce cuando acaban las vacaciones, los viajes, el descanso o tiempo libre y hay que volver al trabajo, a la vida activa, a la rutina.

No pretendo frivolizar sobre el tema; en primer lugar porque el sufrimiento es algo que no me invita a ello y en segundo lugar porque hace bastantes años sufrí una depresión; aclarado ésto, decir que solo trato de compartir uno de los “remedios” que cambiaron mi vida, por si puede ayudar a alguien. No necesita receta médica y puede servir para otras dolencias similares, eso sí, requiere decisión y voluntad de cambio.

Es muy evidente que estamos manipulados y que nos llevan por caminos equivocados; en relación al tema de hoy, juzgad vosotros mismos, los mensajes con los que nos bombardean pretenden hacernos creer que siempre podemos mantenernos jóvenes, ser felices y estar guapos ¡difícil tarea ésta! No me extraña que haya tanta depresión…

La felicidad solo es un estado emocional y, como tal, es cambiante, no un estado perpetuo que se pueda alcanzar haciendo o teniendo tal o cual cosa; no obstante hacia esa meta nos conducen ofreciéndonos: sabrosas comidas, coches potentes y vistosos, dinero fácil, diversión sin límites, vacaciones, viajes, etc, etc . Hoy ya parece “misión imposible” vivir sin todo ésto.

Por el contrario, nadie nos anima a descubrir la alegría, que es una cualidad esencial, sentida mentalmente. No interesa que las personas pensemos, que reflexionemos, interesa que vivamos en el emocional, porque así es mucho más fácil la manipulación. Aunque el tema es mucho más complejo, creo que con esta pequeña pincelada ya se puede ver que hay que vigilar hacia dónde nos conduce el camino por el que nos llevan.

Volviendo al “síndrome postvacacional”, te presento esta sencilla reflexión: si quien disfruta de vacaciones se deprime cuando éstas acaban ¿cómo de deprimido puede estar el que, por unas razones u otras, no puede disfrutarlas? Y si volver al trabajo produce ansiedad ¿cual es el grado de ansiedad que pueden tener todos los que por enfermedad no pueden trabajar o los que buscan trabajo y no lo encuentran?

También es cierto que podrías contestarme que a ti no te importa cómo se sientan los demás, pero de eso ya hablaremos otro día. Aún así quiero decirte que si tu caso es éste, no continúes leyendo, ésta entrada no te va a ofrecer nada. Por el contrario, para el que tenga cierto grado de conciencia, de empatía, de compasión hacia los seres que le rodean, ahí va un “remedio” barato y eficaz:

APRENDAMOS A MIRAR EL LADO POSITIVO DE LA VIDA. APRENDAMOS A VALORAR Y AGRADECER LO QUE TENEMOS ¡QUÉ NO ES POCO!

Seamos positivos y la alegría se irá instalando en nosotros y cuando esa cualidad anide en nuestro interior, disfrutaremos con lo que tengamos y si encontramos un “limón”, saborearemos la limonada y no sufriremos pensando lo buena que estaría una naranjada.

Termino esta entrada con un cuento, que seguramente todos conocéis, porque es un clásico. Lo escuché cuando era niña y nunca lo he olvidado.

LA CAMISA DEL HOMBRE FELIZ

Había una vez, en un reino muy lejano, un rey que enfermó de una rara dolencia. Tras aplicarle todos los remedios a su disposición, el rey no mejoraba. Cierto día llegó a palacio un anciano que decía conocer la enfermedad y el tratamiento. El anciano dijo: El rey sólo podrá sanar si se pone la camisa de un hombre feliz.

Reunidos los sabios de la corte, llegaron a la conclusión de que el hombre más feliz del reino debía ser el más rico y poderoso, así que fueron en su busca, pero este respondió:

_¡Ya quisiera yo ser feliz! pero no descanso, no duermo, siempre estoy preocupado pensando en los ladrones y en lo que me cuestan los guardias que vigilan mis propiedades.

Entonces, decidieron buscar al hombre más sabio, por cuanto al ser sabio debería ser feliz, a lo que éste contestó:

_Precisamente por ser sabio no puedo ser feliz. Cuanto más amplios son mis conocimientos soy más consciente de lo mucho que desconozco y eso me llena de insatisfacción.

Después mandaron llamar al hombre más fuerte y saludable del reino, creyendo que la salud y vigor físico implicaban la felicidad, pero éste les respondió:

_¿Cómo piensan que puedo ser feliz? Para mantenerme sano y fuerte me he de privar de los manjares que más me apetecen y hacer ejercicios extenuantes. Además, mi salud y fuerza es pasajera, pues ya hay jóvenes que pronto serán más fuertes que yo.

Ante estas respuestas, los emisarios del rey decidieron, enviar mensajeros a todos los rincones del reino en busca del hombre feliz.

La búsqueda fue infructuosa y, cuando los emisarios estaban de regreso, pararon a descansar cerca de una montaña solitaria y descubrieron a un ermitaño que vivía en una cueva. Le pidieron agua y el hombre les ofreció compartir también los escasos alimentos que tenía. Los emisarios le preguntaron:

-¿Cómo puede vivir tan solitario y en estas condiciones tan miserables?

A lo que el hombre contestó:

-Yo aquí vivo feliz, no necesito más y disfruto de lo que tengo.

Los emisarios, sorprendidos, le dijeron:

– Nuestro rey está muy enfermo y sólo se podrá curar si se pone la camisa de un hombre feliz, por favor ¡déjenos su camisa!

Pero para sorpresa de ellos ¡EL HOMBRE FELIZ NO TENIA CAMISA!

 

Disfruta de tus vacaciones y ¡Feliz reflexión!!!