DIFERENTES PUNTOS DE VISTA

DIFERENTES PUNTOS DE VISTA

Cuando decidí abrir este blog aposté por la idea de crear un pequeño espacio en el que compartir escritos de diferentes aromas: unos tendrían aroma reflexivo, otros un perfume aparentemente “picantón” y otros llevarían en su esencia unas gotas de ternura y compasión hacia los “animales”.

Era evidente que tendría más éxito, traducido en visitas, si los escritos versaban sobre otros temas que “atraparan” más, pues todos sabemos que hoy el poder de la noticia reside en despertar la emoción, sin que importe poco o nada la realidad o la verdad, tal vez, porque ésta es compleja y obliga a pensar.

Desde que abrí el blog también visito las redes sociales y, pese a reconocer que son  herramientas muy válidas, si se utilizan bien, he descubierto que cuanto más impactante o más hiriente es lo que se dice más veces se comparte, no importa el grado de verdad o falsedad que contenga, el caso es llegar al emocional de los demás; confieso que nunca pensé que podrían circular por la red tantas barbaridades.

Durante un tiempo, he intentado “equilibrar” la balanza a mi manera (mi signo es libra) metiéndome, sin que nadie me llamara, en conversaciones de personas totalmente desconocidas y, aunque no he recibido ninguna mala contestación, hoy decido retirarme de esa labor auto-impuesta, pues creo que mi trabajo era como pretender “llenar de agua un colador”, así que mis pequeñas intervenciones en la red se reducirán, a partir de hoy, a temas relacionados con “animales de cuatro patas” y, por supuesto, mientras pueda, a publicar los escritos en mi blog.

Doy esta explicación porque alguna persona me la ha pedido personalmente y porque todas os la merecéis. En nada ha cambiado mi forma de ser ni de pensar, pero considero que en la vida hemos de hacer una “discriminación”, una criba, separando lo insustancial e innecesario de lo verdaderamente esencial y dedicar a ésto nuestra energía, decisión que nos ayudaría a gestionar mejor el tiempo y nos alejaría del estrés.

Por cierto, en breve hablaré sobre la palabra “discriminación”.

Ilustro la entrada con una foto de Sol y Luna, a los que ya conocéis. Son dos fotos hechas en el mismo instante: la foto de sus caritas la hizo mi vecina, cuando los pilló mirando con atención hacia su patio; la otra foto la hice yo desde mi casa. Es una imagen que, desde mi humilde opinión, muestra muy claramente que nuestra verdad es solo una parte de una Verdad mucho mayor, aunque la propia obcecación impida que lo veamos.

Gracias por visitar mi blog.

Feliz reflexión!