UN CURIOSO DIÁLOGO

UN CURIOSO DIÁLOGO

—¡Buenos días, Piedra! ¿Qué haces ahí tan apartada?
—¡Buenos días, Palabra! Estoy disfrutando del fresquito de la mañana, esperando que alguien me utilice adecuadamente.
—Eso está difícil, aunque yo también he madrugado con la misma esperanza.
—¿Cómo te encuentras hoy?
—Algo desanimada, pero el aire y el agua también lo están y vosotras no estáis en mejor situación.
—Lo sé. Mi familia está muy apenada, porque nos utilizan continuamente para hacer daño y manipular.
—¿Qué será de la humanidad si sigue por estos derroteros?
—Ella sola se extinguirá, pero hasta entonces seremos testigos de mucho sufrimiento.
—Piedra, ¿sabes que tenemos similitudes? Nuestros nombres comienzan por «P» y no podemos volver para corregir el daño ocasionado, cuando nos lanzan.
—Es verdad Palabra, nunca imaginé que nos pudiéramos parecer en algo, porque eres mucho más docta que yo. Por cierto, ¿no había un refrán que decía: «Palabra o piedra suelta, no tienen vuelta»?
—¡Muy bien, Piedra!, veo que está muy puesta.
—Es el conocimiento de mi casi eternidad. Sé que no podemos regresar cuando nos lanzan y que dejamos una herida difícil de cicatrizar en quien recibe el impacto.
—Así es. Recuerdo las maravillas que se han construido con vosotras: Pirámides, acueductos, bellas esculturas.
—¡Qué tiempos aquellos! Yo, no conozco las grandes obras que se han hecho con las palabras, pero sé que son numerosas y me enorgullece que las primeras fueran escritas en piedra.
—Es cierto que hay escritas grandes obras y han habido grandes oradores, pero también nos utilizan para manipular, difamar e insultar.
—Y con nosotras hasta lapidan y separan.
—Piedra, no nos dejemos llevar por el pesimismo que no es buen compañero. También hay mucho bueno en el mundo. Mira, por allí llega un anciano canturreando, me voy con él, que a esa edad, las personas suelen criticar menos y reflexionar más.
—Que tengas suerte, yo me quedo aquí, apartada del camino, escuchando el canto de los pájaros. Me ha gustado hablar contigo. Vuelve cuando quieras.
—Prometo volver pronto, yo también he disfrutado; si no estás aquí te buscaré por el entorno.

18 Replies to “UN CURIOSO DIÁLOGO”

    • Buenos días, Norte.
      Creo que es sano e inteligente quedarse con la parte positiva y constructiva de las cosas.
      Gracias por visitar mi blog y por dejar un comentario. Agradezco tus palabras.
      Un abrazo

  1. Curioso, y tierno. Cuánto en cuánto en común tienen ambas, siendo tan diferentes. Como tantas otras cosas, materiales e inmateriales, no son buenas o malas en sí mismas, sino por el uso que se hace de ellas, si las usamos para construír o para destruír.

    Un fuerte abrazo

    Anna

    • Hola Anna, me alegra mucho tu visita. Quería escribirte para saber como iba todo.
      Gracias por pasarte y por comentar.
      Un fuerte abrazo

  2. Un diálogo sencillo pero muy sabio, Ana. Haríamos bien en prestar atención a lo que Palabra y Piedra tienen que decir cuando hablan desde la experiencia. Pero como ellas dicen, ¡seamos optimistas! :))

    Muy original tu texto, me ha gustado mucho.

    ¡Un beso!

    • Julia, gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario.
      Me alegra que te guste este sencillo diálogo. Opino como tú, seamos optimistas y positivos que buena falta hace.
      Un fuerte abrazo y gracias de nuevo por tus palabras.

    • Buenos días, Eva. Como le digo a Lola, creo que en el mundo ya hay bastante negatividad, por tanto a través de mis humildes escritos siempre intento equilibrar la balanza.
      Agradezco mucho tu visita y tus palabras.
      Un abrazo.

    • Buenos días, Lola. Gracias por la visita y el comentario.
      Hay grandes dosis de negatividad en el mundo, no hace falta añadir más; creo que hay que resaltar lo positivo y fomentar la alegría y el agradecimiento. Un fuerte abrazo.

  3. Original diálogo Ana y es que no son las palabras ni las piedras sino el uso dañino que hagamos de ella, así que usar el positivismo como dicen ellas y mejor usarlas siempre para construir.
    Saludos.

    • Hola, Conxita. Gracias por pasarte por aquí y dejar un comentario.
      Creo que como de negatividad ya vamos sobrados, es mejor fijarnos en la parte positiva y contructiva de la vida.
      Un fuerte abrazo

  4. Está claro que el viento no se lleva las palabras ni las piedras. Cuando se lástima ya sea física o emocionalmente el daño está hecho.
    Gracias Ana una vez más por tus reflexiones. Arrumacos.

  5. ¡Qué gran diálogo, Ana! Aunque la civilización se ha construido a base de piedras y palabras, bien es verdad que las mismas tienen un gran poder destructivo. Tienen esa doble naturaleza, como el propio ser humano. Fantástico. Un abrazo!!

    • Buenos días, David.
      ¡Qué alegría recibir tu visita y leer tu comentario!
      Así es, de nosotros depende que levantemos muros o contruyamos puentes; que ofrezcamos cosas positivas o manipulemos.
      De nuevo, gracias por tus palabras. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*