VA DE ANIMALES

 

 

“A veces, observo a los gatos, retozones, cariñosos, audaces, ágiles, totalmente imprevisibles, instintivos, carentes de juicio, sin capacidad de reflexión, y, sin poderlo evitar, un pensamiento cruza mi mente:

¿Tan distinto es el hombre de los gatos? Qué nadie se sienta ofendido, que no pretendo comparar al orgulloso “homo sapiens” con este astuto animal.

¿Qué distingue al hombre de los gatos? Visto lo que hay, llega tú a la conclusión.

Si la razón no usamos y vivimos cual robots, habrás de reconocer que, en realidad, poco más que la bipedestación.

A veces observo a los gatos y como un gato me siento yo y, acercándome a ellos, les hablo bajito para pedirles perdón, por considerarme más que ellos, sin que apenas haya razón, pues si algo me distingue de la raza animal, habré de adaptar mi vida a esa capacidad y si la raza humana es mejor que la animal ¿por qué hay tantos animales con traje, corbata o frac?”

» » » »

Cada cual tiene derecho a tener su propia opinión ¡faltaría más! pero, desde mi humilde punto de vista, siempre que respete la opinión de los demás y que no pretenda imponer la suya pensando que está en posesión de la verdad.

En el caso de hoy, puedo entender que haya personas a quienes les den miedo los animales o incluso que no les gusten, pero que les hagan daño, eso no debería tener cabida en ninguna mente humana.

Hace unos días, alguien me mandó unas fotos que me dejaron el corazón apenado por dos razones: por la mirada de tristeza y sufrimiento que tenía el perro y por la sensación que sentí al ver, una vez más, lo que son capaces de hacer determinadas “manadas de la raza humana”: Dos “animales con piernas” exhibían en sus manos las orejas del perro como trofeos. Sin comentarios.

Si presumimos de ser “humanos”, debemos vivir como tales y no como depredadores.

Si presumimos de ser “animales racionales” tendremos que utilizar la razón, de lo contrario es como tener un aparato eléctrico sin enchufar a la corriente ¿De qué sirve? De estorbo.

Pero, si unos maltratan y abandonan a los animales, hecho deplorable, otros dicen que son sus hijos.

Tengo la sensación, de que en esto también hemos perdido el norte.

Hace un año adopté a los dos gatitos que ilustran hoy la entrada; los cuido, protejo y mimo continuamente, pero eso no me convierte en su madre, sino en su “cuidadora”.Como tampoco nos convertimos en madres de nuestros progenitores, cuando los cuidamos en la enfermedad o en la vejez.

Muchas veces, tendemos a mitificar hasta las palabras. Decimos madre, como el súmmum del amor hacia los hijos. Pero todos sabemos que, pese a que la relación padres e hijos es el vínculo más fuerte que existe, hay padres que hieren y matan a sus hijos y muchos hijos que abandonan a los padres. “El hábito no hace al monje”.

Mirar los ojos de un animal es algo que me maravilla. Su mirada es limpia, no tratan de disimular, ni de aparentar, son lo que son, pero dicen más sin utilizar palabras, que muchos charlatanes que nos inundan con palabras y, en realidad, no dicen nada.

Por un mundo más “humano”, reflexionemos sobre ésto y trabajemos para evitar el maltrato de personas y también el de animales.

12 Replies to “VA DE ANIMALES”

  1. Pasito a pasito se va consiguiendo concienciar cada vez más a la lucha contra el maltrato animal, no es tarea fácil para personas que siguen pensando que los animales no sufren. Estoy segura de que poco a poco la sociedad se sensibilizará con éste tema. Un abrazo.

    • María José, gracias por pasarte por aquí y dejar el comentario. Como bien dices, es un largo camino que tenemos por delante. Ánimo y sigamos poniendo nuestro pequeño granito de arena. Un abrazo

  2. Una reflexión hermosa y cargada de sensatez, Ana María. Yo tengo fobia a los animales, a todos en general, me dan un miedo que me muero y no sé por qué. Desde siempre. Sin embargo sufro cuando se les maltrata, se les abandona, se les usa con crueldad como si no fueran seres vivos que sienten. Unas cosas no están reñidas con las otras y, desde luego, hay personas que no merecen el calificativo de humanas. Por cierto, preciosa la foto que ilustra el post :))

    ¡Un beso!

    • Julia, agradezco tu comentario por dos razones: porque con él has alimentado a mi blog y porque no te ha molestado la entrada, pese a tener fobia a los animales. Pienso como tú, unas cosas no están reñidas con las otras. Sol y Luna, mis gatitos, se pondrán muy contentos cuando les diga que te ha gustado su foto. Jajaja.
      Gracias por pasarte por esta humilde morada. Un abrazo

  3. Mi querida Ana, al final es un poco lo que dices, animales son ellos, pero… y si a veces somos nosotros los animales? o mejor aún, que atrevimiento a llamarnos algo tan bello y noble. Más bien nos comportamos como bestias, somos mil veces peor que ellos porque teniendo esta capacidad de razonar “superior” no hacemos gala de ello. No hay explicación para el mal que hace el hombre al resto de seres vivos ni posible arreglo a corto plazo, en mi opinión. Es una buena reflexión, espero que cale. Un saludo desde La Roca más Diamante del mundo

    • Podríamos escribir mucho sobre la bestialidad del hombre, pero creo que es mejor enfocar nuestra energía en potenciar la educación,la sensibilidad y la reflexión que en criticar.
      Gracias por darme el nombre de tu blog, porque no lo recordaba. ¡Es tan amplia la blogosfera y yo tan “novata” en ella…! Un abrazo y gracias por los comentarios.

    • Muy acertado, Amalia. Afortunadamente no todo el mundo es maltratador, pero queda mucho camino por delante.
      Deseo que lo tuyo esté “controlado”. Un abrazo y otro para tu madre.

  4. El grado de desarrollo y evolución de una sociedad se percibe perfectamente en el trato que dispensa a los animales. El maltrato es un grave problema que se soluciona con educación, educación y educación.

  5. Preciosos Sol y Luna.
    Me gusta la reflexión que haces. Yo pienso muy parecido, aunque quizá voy un poco más allá. Cada vez estoy más convencida de que ellos son mejores que los seres humanos.
    La nobleza en su mirada… eso, el que lo ha visto y sentido una vez no puede olvidarlo nunca.
    La gente que dice que no le gustan los animales (sean cuales sean) es normalmente por un motivo: no los conocen.
    Lo mismo ocurre con la gente que es racista, por ejemplo. Uno odia, teme o evita por desconocimiento. Lo tengo requetecomprobado en lo referente a los gatos, animales a los que, sorprendentemente para mí que los adoro desde que tengo uso de razón, mucha gente teme o dice que no les gustan porque son… ¡traicioneros! Jamás un gato me ha traicionado. Jamás. Si un gato está asustado y se siente amenazado te arañará. El ser humano en ese estado hace cosas peores. Si tú respetas al gato, este no va a ir jamás a arañarte porque sí, por dañar. Si además lo alimentas y le das amor todavía menos. Cuando los amigos que temían a los gatos o decían que no les gustaban han venido a mi casa o convivido unos días con ellos curiosamente han empezado a gustarles y dejar de tenerles miedo. Por mi vida, de momento, han pasado más de diez personas que me han dicho: “Me gustan los gatos desde que conocí al tuyo”. ¡Incluso algunos de ellos han adoptado a uno!
    El tema de la crueldad es otra historia. No quiero ni pensarlo. Yo, directamente encerraría a esa gente o los recluiría en algún sitio a todos juntos, sin animales de por medio, para que se desahogaran entre ellos… Lo siento, pero no me sale nada bueno cuando pasan por mi mente.
    Por último me gustaría dejarte una reflexión de tu reflexión. :O
    ¿Por qué parece que para los humanos (hasta los que se declaran amantes de estos) hay animales de primera y animales de segunda? ¿Os comeríais a un perro o a un gato?
    Ahí lo dejo para el que quiera mirarse un rato por dentro y ver qué le remueve esa verdad incómoda…
    Un abrazo gatuno. Go vegan! 🙂 <3

    • Almaaaaaaa! Gracias por tus comentarios.
      Claro que hay animales de primera y de segunda, es triste, pero así es. Hay gente que dice que salvaría antes a un animal que a un humano (lo he visto escrito en las redes)pero seguro que luego muchos de ellos se comen un buen bocata de jamón. Prefiero no juzgar, cada cual allá con su conciencia.
      Me ha hecho mucha ilusión tu visita y tus palabras.
      Un abrazo y arrumacos. Go vegan!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*