DESDE NUESTRO PARTICULAR CIELO

DESDE NUESTRO PARTICULAR CIELO

febrero 24, 2019 12 Por Ana Palacios

Me cuesta asumir tanta brutalidad. Nunca lo hubiera imaginado. Llevábamos un tiempo juntos, con una relación más o menos estable y aparentemente normal.
No voy a entrar en detalles, sería demasiado escabroso; tan solo diré que me defendí como pude, pero él sacó la fuerza de un gorila macho enloquecido, (con perdón del animal, porque nunca haría un acto tan atroz).
Reconozco que no todos los hombres son malos, ni todas las mujeres buenas, por el mero hecho de serlo; que hay seres admirables y abominables de ambos géneros, pero son muchas las mujeres asesinadas y, ahora, entre ellas me encuentro yo.

Succionó el flujo de mi vida y despedazó mi organismo, porque consideró una gran ofensa decirle con rotundidad que “no significaba no”.

Ahora, solo subsiste mi verdadera esencia, la que pervive, la que nadie puede aniquilar. Incorpórea, sobrevuelo la estancia en la que permanece mi otra parte, en el más profundo silencio, dentro de un arcón congelador.
Sé que debo salir de este lugar, pero dada mi naturaleza no necesito huir, apenas nadie se percata de mi existencia. Tras permanecer un tiempo próxima a mi parte lacerada, decido marchar. Nada puedo hacer. Un manto de niebla cubre los alrededores. Sus minúsculas gotas parecen llorar en silencio la ignominia que oculta aquel viejo almacén. Hace frío fuera. Pienso que aquello que fue mi cuerpo ya estará congelado.
Me dejo llevar y asciendo sin esfuerzo, buscando la luz de la que procedo. Entro en un espacio desconocido y, pese a ello, siento que estoy en casa. Escucho voces y sin poderlo evitar me acerco.
—Bienvenida, hermana —me dicen—, ¡únete a la fiesta!
El ambiente y la paz de aquel lugar me contagia.
—¡Mirad! Cada vez son más y en diferentes lugares —gritan algunas.
—¡Sí! —repiten otras.
—Vamos a buscar a Prudencia, hemos de convencerla para que se una al grupo.
—¿Qué ocurre? —pregunta Pruden, cuando las ve llegar tan exaltadas.
—Ven a verles , Pruden, ¡están despertando!
—¿No serán imaginaciones vuestras?
—No. Son grandes manifestaciones en diferentes lugares denunciando el maltrato en general y especialmente la violencia contra las mujeres.
—Me gustaría que así fuera, pero hay mucho esnobismo y movimientos manipulados.
—Ven, Pruden, no seas desconfiada —dijo Alegría, cogiéndola de la mano.
—Está bien vamos a celebrarlo, pero sigo pensando que es un tema de educación.

Todas sabíamos que se requiere la colaboración de todos los sectores para que se produzca el cambio; que a los niños se les ha de formar en aquellos valores que neutralicen los contravalores que reflejan las conductas de muchos dirigentes, personas influyentes, medios de comunicación y redes sociales y que si bien para enseñar bastan las palabra, se requiere el ejemplo para educar en valores.

Pese a ello, desde nuestra dimensión y a nuestra manera, celebramos que la masa humana empezase a manifestar su descontento con el modelo de sociedad que entre todos hemos creado.

***

En este reto había que utilizar tres palabras: gorila, almacén y niebla.

Una noticia difundida en los medios de comunicación me impresionó y decidí aprovechar el escrito para darle un poquito de calor a aquel cuerpo congelado.