EL PODER DE LA EDUCACIÓN

EL PODER DE LA EDUCACIÓN

marzo 2, 2019 6 Por Ana Palacios

Era ya una adolescente que, como la mayoría de su edad, compartía fotos y aficiones con multitud de amigos de las redes sociales.

Un día su abuela necesitaba, entre otros medicamentos, una POMADA para la artrosis y ella se ofreció gustosa para llevarle lo necesario.

Avanzaba en un monopatín, absorta en la música de sus auriculares, cuando se encontró con un apuesto joven conocido en las redes.

Él, galante, la piropeó y se ofreció para acompañarla. Ella, feliz por haber llamado la atención de alguien con cientos de followers, aceptó y ambos tomaron la misma dirección.

La sabia anciana intuyó que tras la agradable apariencia del acompañante de su nieta se ocultaba un dudoso fondo y, con disimulo, activó la cámara de videovigilancia para que grabara todo lo que allí pasara.

Tras la merienda, el falso amigo dejó al descubierto sus fuertes garras y el MAZACOTE que escondía entre sus patas.

A la abuela no le extrañó, lejos de CABREARSE hizo un gesto a su perro Rottweiler que se acercó desafiante.

Mira guapo —le dijo— tengo muchos años y no deseo tomarme la justicia por mi mano, pero según lo que decidas, con el miembro del que presumes ya no podrá realizar ni una de las funciones vitales y, como estas imágenes se harán virales en Internet, te quedarás sin seguidoras. La otra posibilidad es que te comprometas a venir cada semana, para que junto a mi nieta, tengamos unas interesantes charlas.

El joven lobezno sentía su miembro reducido y endeble y no podía soportar la idea de que le vieran por las redes de esta guisa, así que, temblando de miedo, aceptó, tras emitir el perro un amenazador ladrido.

Con su amplia experiencia, la anciana, les habló de la vida, de la muerte, de la libertad, de la igualdad, del bien y del mal, de lo justo y de lo injusto, del respeto, de la amistad y del amor.

Poco a poco fue aflorando el hombre que el animal llevaba dentro, finalmente, se hizo educador para poder transmitir a las manadas lo que él había aprendido.

***

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad“, frase de Karl A. Menninger

La imagen ha sido sacada de Internet y las palabras exigidas eran las que van en mayúsculas.